Publicaciones
Publicaciones > Desarrollo Global
Democracia, Mercado y Transparencia 2006
El ranking que CADAL aquí presenta tiene la gran virtud de acercarse a esta visión holística o totalizadora del desarrollo, en la que se busca no dejar de lado ningún componente de nuestra actual idea del desarrollo. Es por ello que a la pregunta de qué países serían más o menos desarrollados se responde cruzando los resultados que ofrecen una serie de índices, que miden variables que van desde la libertad económica a la existencia de libertades democráticas y la ausencia de corrupción.
Por Gabriel C. Salvia y Hernán Alberro
Abrir archivo en PDF
Guardar archivo
Enviar por mail
Versión para imprmir
Listado de Informe Desarrollo Globals
 

Islandia encabeza el ranking 2006, en cuyo último lugar se encuentra Turkmenistán. Chile aparece en el puesto número 17, siendo el país mejor ubicado de América Latina.

Democracia, Mercado y Transparencia:
las diversas facetas del desarrollo

La idea del desarrollo no es otra que la ampliación sucesiva de los derechos, las libertades y las posibilidades de los seres humanos. Se trata por ello de algo más que el mero crecimiento económico, si bien en el largo plazo éste tiende a coincidir con el desarrollo ya que el crecimiento sostenido depende justamente de esa ampliación de derechos, libertades y posibilidades. Desde el punto de vista histórico ha existido una evolución muy dispareja de los elementos que hoy consideramos absolutamente consustanciales con la idea del desarrollo. Así, la libertad económica y civil antecedió a la política, particularmente bajo la forma de la democracia, en muchos siglos. Asimismo, el Estado de derecho –elemento fundamental de toda economía basada en el derecho de propiedad y en la libertad económica– antecedió con mucho al Estado democrático de derecho. Ahora bien, esta misma evolución histórica ha cambiado profundamente no solamente nuestras condiciones de vida sino también nuestra percepción sobre aquellas libertades y derechos sin los cuales la vida se hace más pobre. Es por ello que hoy no podamos dejar de considerar, por ejemplo, las libertades democráticas como parte fundamental del desarrollo. Su ausencia no es solamente una carencia, algo que falta, sino una pérdida, que disminuye decisivamente el valor de otros logros ya que empobrece la vida humana.

Es por ello que es impropio hablar sin más de desarrollo en países que no respetan las libertades democráticas, como es el caso de Singapur, que figuraría primero en un ranking de Libertad Económica y Transparencia. Tampoco es pertinente hablar de “países emergentes al desarrollo” en el caso de aquellos países de América Latina que realizaron algunas reformas de mercado tan viciadas por la corrupción que terminaron minando el mismo Estado de derecho y la democracia. Países así han figurado con un buen puntaje en el Índice de Libertad Económica, siendo el caso de la Argentina de Carlos Menem el ejemplo más emblemático.

El ranking que CADAL aquí presenta tiene la gran virtud de acercarse a esta visión holística o totalizadora del desarrollo, en la que se busca no dejar de lado ningún componente de nuestra actual idea del desarrollo. Es por ello que a la pregunta de qué países serían más o menos desarrollados se responde cruzando los resultados que ofrecen una serie de índices, que miden variables que van desde la libertad económica a la existencia de libertades democráticas y la ausencia de corrupción. Por cierto que todo ranking de este tipo tiene sus defectos y limitaciones, pero el que CADAL ha elaborado tiene menos defectos y limitaciones que muchos otros en boga. Al mismo tiempo, nos muestra con plena claridad como las diversas facetas del desarrollo tienden a coincidir y fortalecerse mutuamente.

Mauricio Rojas
Diputado del Parlamento de Suecia y Profesor en Historia Económica de la Universidad de Lund