Publicaciones
Publicaciones > Documentos
Año VII Número 100 - 1º de junio de 2009
La reelección de Cuba como miembro del Consejo de Derechos Humanos de la ONU
¿Cómo se explica que elijan para ese Consejo de Derechos Humanos a un gobierno que lleva cincuenta años sin moverse del poder y violando públicamente estos derechos? ¿Quiénes son los que eligen y reeligen para investigar, evaluar y juzgar la situación de los derechos humanos en el planeta, a un cincuentenario régimen dictatorial que durante medio siglo ha institucionalizado la sistemática violación de derechos elementales?
Por Hilda Molina
Abrir archivo en PDF
Guardar archivo
Enviar por mail
Versión para imprmir
Listado de Documentos
 

¿Cómo se explica que elijan para ese Consejo de Derechos Humanos a un gobierno que lleva cincuenta años sin moverse del poder y violando públicamente estos derechos? ¿Quiénes son los que eligen y reeligen para investigar, evaluar y juzgar la situación de los derechos humanos en el planeta, a un cincuentenario régimen dictatorial que durante medio siglo ha institucionalizado la sistemática violación de derechos elementales? ¿Por qué eligen y reeligen para integrar el Consejo de Derechos Humanos de la ONU a un gobierno conculcador consuetudinario de tales derechos? Después de meditar profundamente sobre esta reelección, he llegado a algunas humildes conclusiones que expongo en este Documento.

Hilda Molina nació en Camagüey, Cuba, el 2 de mayo de 1943. Es Doctora en Medicina, graduada con el Primer Expediente de su Curso en la Universidad de la Habana. Es especialista en Neurocirugía, graduada con Excelentísimo Expediente, en el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía. Se especializa además en Restauración Neurológica. Investigadora Titular de la Academia de Ciencias de Cuba. Cumplió Misión Médica como Neurocirujana en Argelia (1980-83). En el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía ocupó los cargos de Jefa del Servicio de Neurocirugía Vascular y Sub-Directora Docente. Introdujo en Cuba, a partir de los avances logrados por la Comunidad Científica Internacional y de sus estrechos nexos con esta Comunidad, el nuevo campo de la Restauración Neurológica. Fue fundadora de las Escuela Cubana y Latinoamericana de Restauración Neurológica. Por su iniciativa, se crea en Cuba el Centro Internacional de Restauración Neurológica (CIREN), del cual fue diseñadora, creadora, fundadora y directora, que bajo su dirección logró gran prestigio nacional e internacional. Es autora de múltiples trabajos científicos, publicados en órganos especializados nacionales e internacionales. Participó como ponente en eventos científicos, en visitas de trabajo e intercambio académico, como profesora en ciclos de conferencias y seminarios en universidades e instituciones científicas de Estados Unidos, Francia, España, Italia, Alemania, Suecia, Inglaterra, entre otros países europeos, de América Latina y el Caribe. Fue declarada Ciudadana Honorífica de Kansas City, Estados Unidos. Recibió las máximas condecoraciones que se otorgan en Cuba a los científicos y a las mujeres destacadas. Por sus méritos científicos fue elegida Diputada al Parlamento Cubano en 1993. En el año 1994, después de un largo proceso de discusión con las autoridades que la dirigían, renunció por decisión propia a todo lo que la vinculaba al régimen cubano, incluso a su condición de Diputada. Motivo de la renuncia: el gobierno se proponía convertir el Centro fundado y dirigido por ella, en una institución exclusiva para extranjeros que pagaran en dólares, con la subsecuente discriminación de los pacientes cubanos. También, como protesta, devolvió todas las condecoraciones que había recibido.