Publicaciones
Publicaciones > Documentos
Año IX Número 124 - 10 de noviembre de 2011
El “parlamentarismo” kirchnerista: Crecimiento del gasto en el Congreso y subversión del proceso legislativo
Entre 2001 y 2012, el presupuesto del Poder Legislativo Nacional aumentará unos 265 millones de dólares. Luego de la devaluación monetaria del 2002 y el fin del régimen de convertibilidad, el gasto del PLN solamente creció un dos por ciento entre 2001 y 2004 e incluso su personal se redujo en este período de 9852 a 9587 agentes. Pero a partir del 2005 el presupuesto total del PLN y la cantidad de empleados volvería a crecer sin parar hasta la fecha, siendo durante la etapa presidencial de CFK en la cual alcanzaría niveles sin precedentes. >>
Por Gabriel C. Salvia y Verónica E. Repond
Abrir archivo en PDF
Guardar archivo
Enviar por mail
Versión para imprmir
Listado de Documentos
 

“El poder de crear, de manejar y de invertir el Tesoro público, es el resumen de todos los poderes, la función más ardua de la soberanía nacional. En la formación del Tesoro puede ser saqueado el país, desconocida la propiedad privada y hollada la seguridad personal; en la elección y cantidad de los gastos puede ser dilapidada la riqueza pública, embrutecido, oprimido, degradado el país”.

Juan Bautista Alberdi (1810-1884)

“La verdadera garantía de la vida, de la libertad y de los bienes de los ciudadanos está en ese intervalo de publicidad. Esta es la principal virtud de los parlamentos y no debemos destruirla”.

Luigi Einaudi (1874-1961)

Entre 2001 y 2012, el presupuesto del Poder Legislativo Nacional aumentará unos 265 millones de dólares. Luego de la devaluación monetaria del 2002 y el fin del régimen de convertibilidad, el gasto del PLN solamente creció un dos por ciento entre 2001 y 2004 e incluso su personal se redujo en este período de 9852 a 9587 agentes. Pero a partir del 2005 el presupuesto total del PLN y la cantidad de empleados volvería a crecer sin parar hasta la fecha, siendo durante la etapa presidencial de CFK en la cual alcanzaría niveles sin precedentes. Precisamente en un ámbito históricamente criticado por su improductividad laboral y clientelismo político, es donde hay que aplicar una reforma administrativa meritocrática que termine con las arbitrariedades y los privilegios del personal legislativo. Además, es curioso que el kirchnerismo aumente el gasto y el número de personal en uno de los poderes del Estado que tanto desprecia y mucho más que haya circulado la versión de una eventual reforma constitucional en la Argentina con el objetivo de establecer un sistema parlamentario cuya principal característica es el diálogo, la negociación y la búsqueda de consensos.

Gabriel C. Salvia es Presidente y Director General del Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL). Como periodista se inició en 1992 realizando colaboraciones e investigaciones en la revista “El poder legislativo y su gente”, luego trabajó en radio América, Cablevisión Noticias y actualmente es editor de Análisis Latino. Publicó artículos en casi todos los diarios nacionales de la Argentina y sus columnas de opinión son publicadas regularmente en varios diarios del interior del país. Compiló el libro “La experiencia chilena: consensos para el desarrollo” (CADAL, 2005).

Verónica Eugenia Repond es Investigadora Asociada del Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL). Abogada, su tesis de grado fue sobre “Lobbying y gestión de intereses: ¿Es posible una regulación eficiente?”. Ha publicado, en coautoría con el Dr. Luis R. Carranza Torres, los siguientes trabajos: La internacionalización del derecho: cuestiones y disputas entre lo relativo y lo universal (El Derecho), El gobierno electrónico: Sus fines, alcances y necesidad de nuevos resguardos (Derecho Comparado) y Una mirada a la división de poderes desde la tradición del Common Law (Foro de Córdoba).