Publicaciones
Publicaciones > Documentos
Año VI Número 83 - 27 de febrero de 2008
Relaciones internacionales de Cuba 2007
Este Documento pretende hacer un análisis cuantitativo y cualitativo de las relaciones bilaterales del régimen de La Habana durante el año 2007. Para ello se observaron, durante todo el año, las principales fuentes de noticias/propaganda de la isla, en las cuales se mencionaban y explicaban las distintas actuaciones del gobierno. La metodología empleada tiene dos componentes centrales: la clasificación del tipo de relación internacional y la de los países con los que Cuba mantiene sus relaciones.
Por Pablo Brum
Abrir archivo en PDF
Guardar archivo
Enviar por mail
Versión para imprmir
Listado de Documentos
 

Este Documento pretende hacer un análisis cuantitativo y cualitativo de las relaciones bilaterales del régimen de La Habana durante el año 2007. Para ello se observaron, durante todo el año, las principales fuentes de noticias/propaganda de la isla, en las cuales se mencionaban y explicaban las distintas actuaciones del gobierno. La metodología empleada tiene dos componentes centrales: la clasificación del tipo de relación internacional y la de los países con los que Cuba mantiene sus relaciones.

Al estudiar las relaciones internacionales de Cuba mediante este método se puede concluir que el régimen de La Habana formula su política exterior en base a tres grandes bloques de países. El primero de ellos está compuesto de gobiernos de países libres de América Latina y Europa. El segundo grupo de países es el de la vieja pandilla de dictaduras totalitarias del mundo. El tercer grupo de países centrales para Cuba es también el más nuevo: la alianza latinoamericana liderada por Hugo Chávez. Quizá podría mencionarse en un cuarto lugar a los países restantes, que no encajan en ninguno de esos grupos. Un caso típico serían las dictaduras africanas.

La clave para el Partido Comunista Cubano es legitimar su gobierno, muy cuestionado en el mundo, a través de una gran cantidad de adhesiones o reconocimientos a nivel mundial. Esa persistencia o tenacidad en cultivar distintos países en el mundo ha sido sin duda uno de los factores que ha ayudado al régimen de Fidel Castro a sobrevivir en el poder durante tanto tiempo.

En ese sentido, los gobiernos de un gran número de países libres se prestan a los usos de la propaganda comunista, que le da gran importancia a lo que promociona como reconocimiento internacional. Este tipo de visita es el que causa más daño a la causa de los derechos individuales en la isla. Cada visitante oficial de un gobierno libre que le reconoce el mismo estatus a un gobierno como el de Cuba abarata su propia institución y le hace el juego a la máquina cubana de represión. Es notorio que ésta usa cada encuentro como “evidencia” de su legitimidad.

Pablo Brum es Coordinador de Programas en Uruguay del Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL). Es licenciado en Estudios Internacionales por la Universidad ORT de Uruguay.