Videos / Eventos
Carlos Gervasoni, Tristán Rodríguez Loredo y Patricio Navia en el Foro Latinoamericano Buenos Aires.
6 de agosto de 2010

 

Se realizó en la nueva sede de CADAL, una reunión del Foro Latinoamericano Buenos Aires, en la cual participaron como expositores los politólogos Patricio Navia y Carlos Gervasoni y el periodista económico Tristán Rodríguez Loredo. La primera parte del Foro estuvo dedicada a analizar las "Perspectivas políticas y económicas en la Argentina", a cargo de Gervasoni y Rodríguez Loredo, y en la segunda parte Patricio Navia abordó el tema de "La representatividad y la desigualdad en las democracias latinoamericanas".

Carlos Gervasoni, profesor en la Universidad Torcuato Di Tella y miembro del Consejo Académico de CADAL, expuso sobre las perspectivas políticas y electorales 2010-2011; Imagen, fortalezas y debilidades del gobierno nacional; La reconfiguración del justicialismo y el radicalismo; El estado del estado y el estado de la democracia después de 7 años de kirchnerismo; y La agenda del poskirchnerismo.

Por su parte, Tristán Rodríguez Loredo, economista, periodista y Director del Consejo Consultivo de CADAL, se refirió a las Perspectivas económicas 2010-2011; Coyuntura macroeconómica y su proyección en el escenario político; Las elecciones presidenciales y su interacción con la situación económica; Deuda y urgencias financieras; La relación Gobierno nacional-provincias y el costado fiscal de la campaña electoral; El resultado del modelo económico K y una aproximación a la agenda económica del poskirchnerismo.

Finalmente, Patricio Navia, profesor en la New York University (Estados Unidos) y en la Universidad Diego Portales (Chile), columnista del diario La Tercera y la revista Poder, y Miembro del Consejo Académico de CADAL, abordó el tema de "La representatividad y la desigualdad en las democracias latinoamericanas". Para Navia hay dos condiciones esenciales de la democracia, la representatividad y la igualdad. Ya que supone que escogemos representantes para que defiendan nuestros intereses y tomen decisiones que afectan a todos, la democracia debe tener mecanismos claros, transparentes, legítimos y competitivos para escoger a las autoridades. Sin buena representatividad, la democracia no funciona. Emergen en cambio el populismo, el clientelismo y los autoritarismos. A su vez, la desigualdad también atenta contra la estabilidad democrática. En países con altos niveles de desigualdad y con pocas posibilidades de movilidad social, la democracia no se puede sustentar sobre pilares sólidos.