Mapa del sitio  Seguinos en Facebook  Seguinos en Twitter  Seguinos en Instagram  Seguinos en Youtube  English version
Publicaciones / Documentos
Publicaciones > Documentos
Año II Número 21 - 19 de Agosto de 2004
A 10 años de la reforma: ¿limitación o autorización de los Decretos de Necesidad y Urgencia?
Por Mercedes Llano
Abrir archivo en PDF
Guardar archivo
Enviar por mail
Versión para imprmir
Listado de Documentos
 

La constitucionalización de los DNU desbordó de optimismo a sectores confiados en que la regulación permitiría limitar los usos y abusos de los dispositivos de emergencia. Tanto el entusiasmo e ingenuidad de unos, como los intereses políticos de otros, impidieron oír las advertencias de la oposición2, la cual resaltaba la falta de claridad de la norma y el consecuente uso abusivo y discrecional que podría hacerse de los DNU. Los detractores de la norma, al contrario de sus partidarios, veían en el dispositivo más que una limitación, una autorización a su recurrencia.

Los hechos demuestran que los presagios de la oposición se están cumpliendo. El Presidente Néstor Kirchner en poco más de un año de gobierno ha dictado 66 DNU, sin contar las leyes sancionadas en virtud de las facultades delegadas al principio de su gestión y extendidas hasta diciembre próximo.

A casi 10 años de la reforma constitucional la oposición aun deposita una esperanza en la sanción de la ley especial que establezca el alcance de la intervención del Congreso. Sin embargo, el gobierno, respaldado por la mayoría en ambas cámaras, prefiere evadir el control y dilatar la asignatura pendiente que tiene con la sociedad.

Mercedes Llano es Coordinadora del Programa Modernización de Partidos Políticos del Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL). Es Licenciada en Ciencias Políticas y Administración Pública (Universidad Nacional de Cuyo); obtuvo un Certificado de Estudios Políticos en el Institute d´Études Politiques (2001 – 2002) (Toulouse, FRANCIA); y se encuentra cursando una Maestría en Administración y Políticas Públicas (Universidad de San Andrés) y un Posgrado en Opinión Pública (FLACSO).