Mapa del sitio  Seguinos en Facebook  Seguinos en Twitter  Seguinos en Instagram  Seguinos en Youtube  English version
Prensa / Agencias
Periodismo con riesgo de muerte
3 de agosto de 2006
Fuente: Infocívica (Argentina)

Según el informe de una ONG, en varios países y regiones de Latinoamérica, el ejercicio del derecho a la libertad de expresión implica graves riesgos, que incluyen agresiones y hasta el asesinato de periodistas. Nueva tendencia en los mecanismos de presión del poder político sobre la prensa.

(INFOCIVICA, 3 de agosto de 2006).- En la mayoría de los países latinoamericanos, las leyes aseguran la libertad de prensa, pero en algunas naciones el Estado no protege su libre ejercicio, hasta el punto que los periodistas sufren un inmediato riesgo físico. Esta es una de las conclusiones que desprende del informe “Indicadores de Periodismo y Democracia a Nivel Local en América Latina” realizado por el Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL). Prueba de ello son los 10 periodistas que fueron asesinados en la región durante el primer semestre de 2006.

El informe, presenta la situación del periodismo en América Latina, al tiempo que hace un análisis exhaustivo de las denuncias por avasallamiento de las libertades fundamentales y las maneras en que los gobiernos imponen presiones a los medios de comunicación.

El análisis distingue en el mapa regional tres tipos de áreas: las “zonas negras” son aquellas donde la ley prohíbe el ejercicio de la libertad de prensa, y la ley se cumple. En este lugar el trabajo ubica a Cuba y afirma que “el aparato represivo cubano es el más eficiente contra el periodismo”.

Las “zonas rojas”  son aquellas donde la ley protege el ejercicio de la libertad de prensa, pero el Estado no la protege hasta el punto que los periodistas o los medios están en riesgo de muerte, como ocurre en algunos distritos de México. Aquí el informe señala que “el periodismo mexicano sufrió un primer trimestre (2006) dramático que continúa una espiral de violencia que el Estado no puede detener. Como compensación, los periodistas reciben varios beneficios legislativos”.

Y finalmente las “zonas marrones” son aquellas donde la ley protege el ejercicio de la libertad de prensa, pero existe un acoso que conmociona al periodismo, aunque no están en inmediato riesgo físico quienes ejercen el periodismo. Este es el caso de Venezuela. “El periodismo venezolano está iniciando un segundo semestre crítico, pues cada vez que el presidente Chávez acentúa su poder, aumenta su presión sobre los medios que no le son afines” expresan los indicadores.

El trabajo de investigación y recopilación de datos estuvo a cargo del periodista Fernando Ruiz quien señaló que “el informe revela las situaciones de mayor gravedad en varias zonas de América Latina. Lo llamativo es que resulta muy probable que en las zonas donde hay mucha violencia, haya más violencia de la que parece, porque crece la autocensura para denunciar las amenazas o agresiones“.

Ruiz subrayó que “es evidente que en la mayoría de las zonas rojas, existen redes criminales ubicadas en la entraña del propio Estado, lo que bloquea la capacidad estatal de ofrecer seguridad pública a los ciudadanos. En México, por ejemplo, la violencia y el narcotráfico se ha agravado y el periodismo se siente muy solo a la hora de investigar y denunciar los delitos, porque no hay un Estado que esté acompañando con medidas firmes, hay un Estado defectuoso e ineficiente para cumplir con las leyes que la misma constitución promete a los ciudadanos”.

Presidentes versus prensa

Una de las novedades del informe, es su minucioso seguimiento de lo que parece ser ya una marcada tendencia latinoamericana: las peleas mediáticas de los presidentes con la prensa, situación que el informe denomina “telepresidentes watchdog (perros guardianes) de la prensa”.

“Los telepresidentes watchdog de la prensa son populares y eso hace que el modelo se difunda” dice el informe de CADAL, al tiempo que diagrama un perfil común: gran centralización de la información pública y del discurso oficial en la figura del Poder Ejecutivo; tono crítico o muy crítico hacia los periodistas y los medios de comunicación percibidos como críticos o muy críticos; uso a discreción de la televisión hasta generar, de hecho, un “efecto cadena”; intento de hegemonía de la agenda pública; comunicar transparencia en la gestión del gobierno a través del uso del lenguaje y de formas desacartonadas de exhibición de la figura del presidente; realizan un intenso monitoreo de lo que ocurre en los medios de comunicación y de la opinión ciudadana; no tienen una oposición política partidaria clara y relevante; y poca disposición a responder preguntas críticas o de medios percibidos por el gobierno como críticos.

El informe será presentado este viernes 4 de agosto a las 15 en la sede de CADAL, Av. Roque Sáenz Peña 628 2º R. La versión completa puede ser consultada en www.cadal.org

El Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina es una ONG apartidaria que sostiene los valores liberal democráticos y cuyo objetivo es promover en los países de la región el fortalecimiento de la democracia, el estado de derecho y las políticas públicas que favorecen al progreso económico e institucional. Para tal fin, CADAL realiza actividades de análisis, investigación, difusión, asesoramiento y capacitación.

Para mayor información comunicarse con CADAL al (011) 4343-1447 o por correo electrónico a centro@cadal.org

Fuente: INFOCIVICA
http://www.infocivica.org/nota.php?idn=996