Mapa del sitio  Seguinos en Facebook  Seguinos en Twitter  Seguinos en Instagram  Seguinos en Youtube  English version
Prensa / Diarios
Zonas de riesgo en Latinoamérica para ejercer la libertad de prensa
9 de agosto de 2006
Fuente: Ambito Financiero (Buenos Aires, Argentina)

Como muestra la investigación, Cuba sigue siendo el único país dentro de la zona negra (donde se prohíbe el ejercicio de la libertad de prensa), dado que el gobierno acosa a aquellos que intentan expresarse críticamente, mientras que en las fronteras del norte de México las organizaciones de narcotraficantes manipulan los contenidos de los medios locales. La Argentina no se encuentra entre los países que poseen poca o nula condiciones para la libertad de prensa pero por no tener atentados físicos recientes (ver nota «Argentina es difícil...»). A continuación, las peores zonas para ejercer el periodismo durante el primer semestre de 2006.

ZONA NEGRA

  • Cuba: el periodismo que no está dirigido por el régimen es considerado «actividad subversiva» y le cae todo el peso represivo del Estado. En la actualidad, hay 24 periodistas en prisión con condenas de 20 a 30 años por «disidentes».

    ZONA ROJA
  • Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila y Tamaulipas ( México): la batalla en la frontera del norte entre carteles de la droga de los últimos años conmociona al periodismo, ya que los narcotraficantes intentan cambiar las prácticas periodísticas, como «no publicar asuntos personales o familiares, escribir la verdad y no golpear a un solo grupo».

    Michoacán, Guerrero y Oaxaca (México): el 9 de marzo pasado, el fotógrafo Jaime A. Olvera Bravo fue asesinado de varios balazos. Según el diario «El Universal», Olvera Bravo «proporcionaba información y fotografías de temas policiales a varios periódicos regionales».
  • Chiapas (México): la zona era marrón el semestre anterior, pero el asesinato el pasado 29 de marzo de Rosendo Pardo Ozuna, la convirtió en roja. Otro periodista, Angel Kseheratto Flores, fue encarcelado el 4 de febrero último acusado de difamación desde 2002.
  • Cundinamarca, Santander, nortede Santander, Huila, César, Atlántico, Valle del Cauca, Arauca ( Colombia): luego de las elecciones presidenciales de marzo la gran mayoría de las amenazas provinieron del paramilitarismo y los corruptos en relación con el proceso electoral.
  • Córdoba (Colombia): el 4 de febrero pasado, al periodista Gustavo Rojas le dispararon y murió tiempo después. Dos paramilitares fueron detenidos supuestamente relacionados con el crimen.
  • Guayaquil (Ecuador): el 13 de febrero pasado, los periodistas José Luis León Desiderio y Raúl Suárez Sandoval fueron asesinado por un grupo de delincuencia organizada. Ambos cuestionaban a las autoridades por no combatir a fondo las pandillas.
  • Ceará (Brasil): el periodista radial Carmelo Luis de Sá recibió dos balazos, luego de cuestionar en su programa al hijo del alcalde de Quiterianópolis.
  • San Pablo (Brasil): tres medios fueron atacados en los últimos tres meses. Dos fueron incendiados y en uno de ellos pusieron una bomba en su interior.
  • Concepción y Amambay ( Paraguay): el periodista Enrique Galeano desapareció el 4 de febrero pasado en Concepción. Había sido amenazado por un narcotraficante con fuertes vinculaciones políticas locales. En Amambay, el 14 de marzo fue asesinado el periodista José Kessio. En la frontera con Brasil han asesinado a varios periodistas en los últimos años.
  • República Dominicana: el periodista Johnny Martínez fue asesinado aparentemente por narcotraficantes en la localidad de San Cristóbal.
  • Haití: las elecciones del 7 de febrero pasado pueden iniciar una nueva etapa en la construcción del Estado de derecho democrático en el país. En este primer semestre, no hubo periodistas asesinados, pero la precariedad de la situación todavía es grande.
  • Caracas (Venezuela): El reporterográfico Jorge Aguirre fue asesinado por un ex policía el pasado 5 de abril mientras cubría una manifestación por la inseguridad en Caracas.

    ZONA MARRON
  • Veracruz (México): los delitos contra el honor son castigados con prisión. En Veracruz, la pena por difamación puede alcanzar los cuatro años de cárcel.
  • Venezuela: la situación de la prensa venezolana es de conmoción. La agresividad del gobierno nacional contra los medios privados contribuye a que el resto de las autoridades chavistas actúen muchas veces de la misma manera a nivel estatal o municipal. Desde la cúpula del gobierno se promueve una política estatal restrictiva de la libertad de ejercer la crítica.
  •