Mapa del sitio  Seguinos en Facebook  Seguinos en Twitter  Seguinos en Instagram  Seguinos en Youtube  English version
 
Prensa / Diarios
Paolillo comparó a Chávez con Mussolini
21 de agosto de 2007
Fuente: Diario La República (Montevideo, Uruguay)

El vicepresidente regional de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) y director del semanario Búsqueda, Claudio Paolillo, afirmó el viernes que no hay democracia en Venezuela. El periodista aseguró que el gobierno presidido por Chávez se parece mucho más a un régimen fascista que a uno democrático y comparó al mandatario bolivariano con Benito Mussolini.
El seminario se realizó en un coqueto hotel montevideando financiado por la derecha alemana. El Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (Cadal) organizó el viernes un seminario internacional sobre "Periodismo y Democracia en América Latina". Además de Paolillo, entre los disertantes se encontraban: Jorge Elías, secretario de redacción del diario La Nación de Argentina; Carlos Lauría, coordinador del Programa para las Américas del Comité para la Protección de Periodistas (CPJ por sus siglas en inglés); Danilo Arbilla, ex presidente de la SIP, Fernando J. Ruiz, profesor de la Universidad Austral de Argentina y Gabriel Cañizález, profesor de la Universidad Católica Andrés Bello de Venezuela. Como moderadores participaron Gabriel Salvia, presidente del Cadal; Enrique Etchevarren, editor en jefe del diario El País y Nelson Fernández, director de Subrayado, Canal 10.
En el seminario se presentó el libro "Escrito sin permiso: reportaje desde el calabozo" de Manuel Vázquez Portal, periodista que pasó un año y cuatro meses en una cárcel cubana, tras haber participado en reuniones para acordar iniciativas políticas en la residencia del encargado de negocios de EEUU en La Habana. Vázquez Portal actualmente reside en Miami y con financiamiento de ong de EEUU recorre Latinoamérica dando conferencias.
La actividad fue financiada por la Fundación Konrad Adenauer Stiftung Esta fundación, que pertenece a la derecha alemana, se ha dedicado a realizar seminarios contra Venezuela y Cuba en toda Latinoamérica. Actividades como la llevada a cabo el viernes en Uruguay tuvieron lugar en México y Paraguay, siempre con el aval de la SIP.
En la audiencia, mezclados entre periodistas jóvenes y estudiantes de comunicación provenientes especialmente de las universidades privadas, se encontraban entre otros: el diputado herrerista Jaime Trobo; el ex candidato a la Intendencia de Montevideo el nacionalista Javier García; el ex vicepresidente de la República durante el gobierno de Jorge Batlle Luis Hierro López y la diputada del Partido Nacional Beatriz Argimón.

Cuestionamientos al gobierno de Chávez

Uno de los puntos en los que más se detuvieron los disertantes fue la situación de la libertad de expresión en Venezuela y el caso del cese de la concesión de RCTV.
Paolillo no sólo comparó al presidente venezolano con el dictador italiano Benito Mussolini, sino que también lo relacionó con el caso de la valija con 800 mil dólares que el ciudadano venezolano-estadounidense, Guido Antonini Wilson, quiso ingresar sin declarar en la República Argentina.
En referencia a la última gira del mandatario, Paolillo dijo: "El comandante venezolano suele hacer visitas relámpago a algunos países sudamericanos acompañado de nutridísimas delegaciones de escoltas, funcionarios y ahora también de valijas misteriosas, siempre con su chequera forrada de petrodólares".
El gobierno uruguayo también fue duramente cuestionado por el periodista. "Uruguay es presentado como un baluarte regional y hasta mundial en materia de respeto a la libertad de expresión. Lamento decir que el actual gobierno no es un ejemplo para los demás".
"Venezuela está violando flagrantemente la cláusula democrática del Mercosur, por eso su integración como miembro pleno no debería ser considerada", sentenció Paolillo.
Durante todo el seminario se dijo que Chávez "está empeñado en crear un partido único". Cabe aclarar que la iniciativa de Chávez es un Partido Unificado del Socialismo, ni siquiera va a ser un partido único de la izquierda venezolana y por supuesto, seguirán existiendo todos los partidos de derecha que son varios.
Por su parte, el venezolano Andrés Cañizález realizó un largo racconto de distintas resoluciones del gobierno de Chávez que, a su criterio, afectan la libertad en Venezuela.
Consultado sobre la acusación de ser un colaborador del gobierno estadounidense, Cañizález dijo que se lo señalaba como "traidor de la patria" por aceptar dinero proveniente de EEUU. Cañizález reconoció haber recibido70 mil dólares de la National Endowment for Democracy (entidad del Congreso de los Estados Unidos) para financiar un proyecto de investigación cuando era director de la organización no gubernamental Instituto Prensa y Sociedad.
A pesar de que todos los participantes señalaron en varias oportunidades que en Venezuela el gobierno es "autoritario", especialmente en su relación con los medios, casi ni mencionaron el papel de las grandes corporaciones mediáticas en el golpe de Estado y la huelga empresarial de 2002 que dejó al país caribeño en el caos.
Llamativamente, Carlos Lauría de la CPJ, restó importancia a esta situación y afirmó que los medios venezolanos tuvieron ciertos "lapsus éticos".

Venezuela responde

Al finalizar una de las rondas, desde el público pidió la palabra Luis Guillermo García, primer secretario de la sección de Cultura y Comunicación de la Embajada de Venezuela en Uruguay, quien contestó varias de las acusaciones antes realizadas.
"El proceso venezolano está buscando la democratización de todos los procesos incluyendo el comunicacional. No se puede entender que la libertad de expresión se deposite sólo en manos de actores económicos", dijo el alto funcionario diplomático.
"Los venezolanos y venezolanas están apostando a un proyecto socialista, lo cual queda demostrado en los altos índices alcanzados por Chávez en la elecciones, de más de un 60%", agregó. García dijo que se estaban manejando exposiciones con algunos "mensajes no completamente claros, información parcial, medias verdades y alguna mentirilla".
Ante la intervención del representante bolivariano, el diputado nacionalista Pablo Iturralde, que se encontraba también entre el público, pidió la posibilidad de debatir "cara a cara" en Venezuela, lo cual fue aceptado por García.