Mapa del sitio  Seguinos en Facebook  Seguinos en Twitter  Seguinos en Instagram  Seguinos en Youtube  English version
Prensa / Diarios
Chile y Uruguay lideran la región en cuanto a baja corrupción y libertades
6 de enero de 2008
Fuente: La Capital (Rosario, Argentina)

Chile y Uruguay son los países de la región que mejor se posicionan en materia de libertades civiles, políticas y económicas, así como en lucha contra la corrupción. Esta es la principal conclusión de un trabajo del Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (Cadal) titulado "Democracia, mercado y transparencia 2007", basado en la combinación de tres índices que miden distintas organizaciones internacionales

El informe señala que la mejor fórmula para el desarrollo es adoptar el modelo que llevó a Nueva Zelanda a encabezar el índice a nivel mundial nuevamente en el año que pasó. El documento de CADAL refuta el canto de sirena del neopulismo que Hugo Chávez y Evo Morales impulsan en América latina, y destaca la más silenciosa pero también más eficaz labor que llevan adelante Chile y Uruguay.

Para la elaboración del trabajo, y del índice que lo conforma, se utilizaron, combinados, los datos del informe anual "Freedom of the Word", de Freedom House; el Indice de Libertad Económica, de la Heritage Foundation, y el Indice de Percepción de la Corrupción, de Transparency International. El informe Freedom of the World brinda una evaluación anual del estado de la libertad global tal como la experimentan los individuos. Mide la libertad —definida como la oportunidad de actuar espontáneamente en una diversidad de campos fuera del control del gobierno y otros centros de dominación potencial— según dos grandes categorías: derechos políticos y libertades civiles. Sumado a los otros dos estudios, el promedio global del ranking 2007 elaborado por CADAL en "Democracia, Mercado y Transparencia" es de 0,523, ubicándose por encima del mismo 67 países y por debajo 85 naciones.

Argentina, mal. En cuanto a la Argentina, figura en un alejado puesto 64, con un índice de 0,540. El informe, firmado por Gabriel Salvia y Hernán Alberro, señala: "Al ver los diez primeros países del ranking (ver recuadro) ya se tiene una clara idea de lo que representa un país desarrollado. Asimismo, resulta interesante que la combinación de los tres factores mencionados ubique en los primeros nueve lugares a naciones que no pueden ser consideradas grandes potencias políticas mundiales. Por su parte, en los últimos lugares aparecen inexorablemente países gobernados por dictaduras corruptas y con pobreza generalizada".

En Latinoamérica, Chile encabeza el ranking, ubicándose a nivel global en el puesto número 17, por encima de naciones como Bélgica, Estonia y Japón. Chile obtiene un puntaje de 0,817, que es muy superior al promedio general de 0,528 que tiene la región e incluso al 0,769 de los países del Nafta (EEUU, Canadá y México). "A pesar de poseer un bajo PBI per cápita que lo diferencia del resto de los países del mundo que ocupan los primeros lugares de este ranking, es un hecho que Chile combina un desempeño político, económico e institucional que lo diferencia del resto de Latinoamérica y que de acuerdo a este informe estaría ubicado entre las veinte naciones más desarrolladas a nivel global" señalan los autores.

Uruguay, como la UE. En segundo lugar en la región "se ubica Uruguay, con un puntaje de 0,776, que para tener una idea equivale al promedio de la Unión Europea. Además, Uruguay encabeza el ranking del Mercosur, donde supera ampliamente la posición que ob tiene el resto de los miembros de este bloque, y se ubica globalmente en la posición 24".

No casualmente, "el último lugar del ranking en América latina lo ocupa Cuba, con un promedio de 0,217 (puesto 147), inclusive mucho peor que el de Haití, que ocupa la penúltima posición en la región con un puntaje de 0,335 y acercándose a Venezuela".

Venezuela, al fondo.El país conducido por Hugo Chávez, sale también muy mal parado de la evaluación: "Venezuela es quizá el país latinoamericano en el que más se han visto reducidas la democracia, el mercado y la transparencia. Resulta comparable con Bangladesh, un país sumamente pobre y carente de libertades. En Venezuela (puesto 117) predomina más la progresiva dominación del Estado de distintos aspectos de la sociedad civil, aunque el efecto es el mismo", que en la retrasada nación asiática, concluye el informe de CADAL, que se puede consultar en su versión completa en el sitio web http://www.cadal.org.