Mapa del sitio  Seguinos en Facebook  Seguinos en Twitter  Seguinos en Instagram  Seguinos en Youtube  English version
Prensa / Diarios
Pobre vocación por la transparencia
15 de enero de 2009
Fuente: Diario Río Negro (General Roca, Pcia. de Río Negro, Argentina)

GABRIEL C. SALVIA (*)
DyN

 
De acuerdo a un monitoreo de las páginas oficiales de la cámaras de Diputados y Senadores nacionales, complementado con la lectura de la Guía que produce el Directorio Legislativo, se registra que sólo 15,5% de los legisladores nacionales dispone de una página propia de internet para difundir su labor.

De esta manera, la gran mayoría de los miembros del Congreso no aprovecha este formidable recurso, tanto para cumplir con la obligación republicana de rendir cuentas sobre la labor legislativa cuanto para brindar información sobre el uso de los recursos públicos.

A continuación se ofrece una guía del contenido que podría brindar un legislador transparente en internet: currículum; declaración jurada; nómina de colaboradores, aclarando si se trata de personal permanente, transitorio, contratado, pasante o voluntario, incluyendo sus datos personales, tarea asignada, sueldo y dirección personal de correo electrónico; teléfono directo del despacho del Congreso y su dirección de correo electrónico; proyectos presentados; comisiones y grupos de amistad parlamentaria que integra y su labor en los mismos; sus observaciones a dictámenes de Comisión; discursos y votaciones en el recinto; monto y requisitos para el otorgamiento de subsidios, becas de estudio y pensiones graciables, con la identificación de los beneficiarios de las mismas y los criterios por los cuales fueron seleccionados; viajes oficiales realizados; destino de los pasajes aéreos y terrestres utilizados, con el nombre del pasajero; fechas de licencia y vacaciones y registro de audiencias y gestión de intereses, tomando como base los criterios del decreto 1.172/03 del Poder Ejecutivo nacional.

En tanto, en su mayoría, los 51 legisladores nacionales que difunden su labor en internet incluyen sus datos personales, los proyectos presentados y las menciones de prensa. En varios casos ofrecen una suscripción gratuita para recibir información por e-mail y otros disponen de un formulario para enviar consultas o propuestas. En algunos otros, los propios legisladores proponen encuestas, como las diputadas María Araceli Carmona (FPV) sobre Yacyretá, Susana Genem (FPV) sobre la situación previsional y la senadora Sonia Escudero (FPV) sobre el nivel de conocimiento de su gestión, mientras que la diputada Adriana Puiggrós (FPV) dispone de un foro de discusión.

En materia de transparencia se destaca la senadora porteña María Eugenia Estenssoro (CC), quien brinda un pormenorizado detalle de sus ingresos, tanto el que tiene como senadora -con la copia del recibo de su sueldo en el Senado- como del resto de su patrimonio. También ofrece un detalle parcial de los recursos para colaboradores e incluye los datos y el correo electrónico de cada uno de ellos. Además, informa sobre cada una de sus votaciones en el recinto.

Por su parte, la diputada Laura Sesma (PS) brinda la nómina actualizada de los beneficiarios de los subsidios, becas y pensiones graciables que ha otorgado y el senador Juan Carlos Marino (UCR) detalla el monto del que dispone para otorgar becas, subsidios y pensiones, con los respectivos requisitos para solicitarlos. El titular del radicalismo, el senador jujeño Gerardo Morales, también ofrece los nombres de su equipo de trabajo y en ayuda a personas y entidades brinda la nómina de beneficiarios de subsidios, becas y pensiones, mientras que su colega Escudero incluye un listado con los beneficiarios de los subsidios.

En el caso de los senadores José Pampuro (FPV) y Ernesto Sanz (UCR), ambos incluyen su declaración jurada, pero el segundo brinda directamente la copia completa en pdf de su presentación ante la AFIP.

Un pionero en materia de transparencia había sido el diputado porteño Esteban Bullrich, quien ofrecía un detalle de los ingresos de que disponía como diputado y la nómina de sus colaboradores con la respectiva remuneración de cada uno de ellos. Sin embargo, toda esta información ya no aparece en su página personal y el contenido de la misma hoy está concentrado en sus apariciones mediáticas.

Es evidente que aun los legisladores más transparentes tienen todavía muchísimo para informar a la ciudadanía, lo mismo que el resto del club de los 51 que tuvieron la sana decisión de crear su página personal. En cuanto a los 278 legisladores nacionales que aún no disponen de página de internet para difundir su labor, con estos apuntes ya tienen una guía bastante completa como para comenzar a hacerlo.

(*) Presidente del Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina y becario de la Fundación Hayek.

Fuente: Diario Río Negro (Argentina), jueves 15 de enero de 2009.