Mapa del sitio  Seguinos en Facebook  Seguinos en Twitter  Seguinos en Instagram  Seguinos en Youtube  English version
Prensa / Diarios
Una sociedad en la que nadie pueda sentirse más humano que otro
9 de diciembre de 2009
Fuente: La Capital (Mar del Plata, Argentina)

Por Adrián Lucardi (*), para DyN

El Gobierno ha convertido a la defensa de los derechos humanos en una de sus principales banderas y, consecuentemente con ello, ha promovido el juicio y castigo a los crímenes de la última dictadura. Sin embargo, no se ha mostrado igualmente dispuesto a investigar y castigar la violencia guerrillera y paraestatal que tuvo lugar antes de 1976.

Pero si hasta ahora esa actitud displicente hacia los crímenes de la guerrilla y la Triple A había permanecido velada, la Ley de Reforma Política que el Congreso aprobó el 2 de diciembre pasado a su pedido se encargó de explicitarla sin ambages.

En efecto, el artículo 15 de dicha Ley impide a quienes estén procesados por ?genocidio, crímenes de lesa humanidad o crímenes de guerra, hechos de represión ilegal constitutivos de graves violaciones de derechos humanos, torturas, desaparición forzada de personas, apropiación de niños y otras violaciones graves de derechos humanos? presentarse como candidatos para cargos electivos nacionales, pero solamente cuando se trate de ?hechos acaecidos entre el 24 de marzo de 1976 y el 10 de diciembre de 1983?.

En otras palabras, se está en presencia de una Ley que dice que ciertas violaciones a los derechos humanos son más graves que otras, solamente porque fueron llevadas a cabo por un gobierno políticamente antipático (es decir, de derecha).

Ello constituye al menos una burla hacia quienes fueron víctimas de violaciones de derechos humanos en otros períodos de la historia argentina, pero además deja al descubierto la hipocresía de que cierto sector de la izquierda vernácula no reniega de imponer las propias ideas mediante la violencia y sólo se dice defensora de los derechos humanos en la medida en que constituyan un arma eficaz para combatir al Proceso.

Consecuentes con dicha postura, los autoproclamados defensores de los derechos humanos no ven nada intrínsecamente malo en la violencia guerrillera de los años '70 y no dudan en elogiar a los dictadores políticamente simpáticos que, como Fidel Castro, cubren sus crímenes con un discurso de izquierda.

La misma hipocresía muestra el gobierno nacional, que llama a derogar la ?Ley de Medios de la dictadura?, pero no tiene pruritos en invocar el Código Aduanero, también de la dictadura, para cobrar las retenciones. O que no hace nada para derogar el Decreto Ley 22.847 de 1983, con el que los militares pretendían beneficiar a los candidatos peronistas que habían declarado que la Ley de autoamnistía era perfectamente legal. Pero esa ley sobrerrepresenta a las provincias chicas del interior y el gobierno necesita el apoyo de los diputados y gobernadores de las mismas.

Entre 1976 y 1983, la Argentina sufrió una brutal dictadura militar en la que miles de personas fueron secuestradas, torturadas y desaparecidas sin ninguna clase de proceso legal y a menudo sólo por figurar en una agenda o por sostener ideas consideradas ?peligrosas? por quienes ocupaban el gobierno de entonces. Los argentinos quieren mayoritariamente que esos hechos no se repitan nunca más.

Pero ello requiere considerar a la democracia y a los derechos humanos como fines en sí mismos, que están más allá de las conveniencias políticas del momento. Porque la esencia de la democracia y los derechos humanos es ayudar a construir una sociedad pacífica en la que nadie pueda considerarse más humano que otro.

(*) Investigador asociado del Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL).

Fuente: La Capital (Mar del Plata, Argentina)