Mapa del sitio  Seguinos en Facebook  Seguinos en Twitter  Seguinos en Instagram  Seguinos en Youtube  English version
Prensa / Diarios
Reclamo de cambios en la isla desde ´´una perspectiva progresista´´
21 de marzo de 2010
Fuente: La Capital (Rosario, Argentina)

Figuras argentinas como el ex fiscal del juicio a las Juntas Julio César Strassera, Graciela Fernández Meijide y Ricardo Gil Lavedra, intelectuales como Guillermo O’ Donnell, Vicente Palermo, Marcos Novaro y Beatriz Sarlo y periodistas como Andrew Graham-Yooll, Pepe Eliaschev, Daniel Muchnik y Sylvina Walger, impulsaron con su firma una declaración en apoyo a los opositores cubanos. El texto hizo énfasis en analizar el caso cubano "desde una perspectiva progresista", o sea, alejada de las habituales condenas al régimen cubano de los sectores conservadores.

La declaración, dirigida "a los gobiernos democráticos de América latina", tiene como objetivo solicitarles que reclamen a Cuba "la liberación de todas las personas que, en ese país, se encuentran encarceladas por delitos que, de acuerdo con los estándares internacionales, son derechos básicos. En Cuba existe una política de Estado que expresamente viola las libertades fundamentales", dice el documento, que impulsó el Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (Cadal).

Allí se señala que "la Constitución de Cuba, su Código Penal, las leyes especiales como la número 88, y las sentencias de los tribunales populares, son una evidencia irrefutable de las violaciones a los derechos humanos en ese país".

Por esto, "estamos de acuerdo en que la región normalice sus relaciones con Cuba, pero para ello el gobierno de los hermanos Castro debe armonizar sus normas internas, eliminando las restricciones a los derechos humanos más elementales.", se argumenta en el documento.

En efecto, "el análisis de ciertos aspectos del orden político cubano a través del estudio de su organización institucional y legal, es concluyente. Ya desde sus instituciones fundamentales, el contenido de sus leyes y la interpretación que le dan los órganos judiciales, el régimen cubano está organizado sobre la base de la supremacía del poder del Estado por encima de los derechos humanos básicos, y frecuentemente los vulnera en nombre de intereses propios del gobierno".

Por todo esto, "es hora que América latina se ponga del lado de los demócratas cubanos y le exija al régimen de los hermanos Castro que inicie una apertura política garantizando derechos muy elementales, como la libertad de asociación y expresión, lo cual posibilitaría la liberación de muchos presos políticos por el principio de la vigencia de la ley más benigna", añade.

Límite democratizante. La declaración, que lleva el título "El ejercicio de los derechos no es delito", se hizo pública durante la conferencia "Una mirada progresista sobre la situación de los derechos humanos en Cuba". "En Cadal estamos convencidos que la permanencia de una dictadura en Cuba, sin reclamos firmes de apertura política, representa un límite democratizante para América latina y también consideramos que este reclamo lo tienen que liderar personas con trayectoria en la defensa de la democracia y los derechos humanos", explica el comunicado.

Fuente: Diario La Capital (Rosario, Argentina)