Mapa del sitio  Seguinos en Facebook  Seguinos en Twitter  Seguinos en Instagram  Seguinos en Youtube  English version
Prensa / Diarios
Un informe postula que la corrupción frena el desarrollo
6 de enero de 2011
Fuente: El Cronista Comercial (Buenos Aires, Argentina)

ARGENTINA BAJÓ DOS POSICIONES EN UN RANKING GLOBAL

Sobre un total de 169 naciones, el país ocupó el puesto número 73 en la escala que elabora todos los años el Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina.

VICTORIA URDINEZ Buenos Aires

La Argentina bajó dos lugares en un ranking global sobre desarrollo. Las malas notas son las mismas de los últimos cinco años: corrupción y trabas económicas; algo que si bien comparte con otros países de la región, lo aleja de los de similar evolución económica y social como Chile y Uruguay, que en cambio avanzan.

Sobre un total de 169 naciones, el país ocupó el puesto número 73, de acuerdo al Ranking Global 2010 "Democracia, Mercado y Transparencia" (DMT) que elabora el Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL), al que El Cronista tuvo acceso.

En tanto, Nueva Zelanda y Myanmar vuelven a ocupar por cuarto año seguido el primer y último lugar del ranking.

El informe, que se difundirá en las próximas semanas, plantea que los pilares que hacen al desarrollo son tres: las libertades democráticas, la economía de mercado y la transparencia gubernamental. El índice se construye ponderando los resultados de otros tres rankings: el de Libertad Económica que elaboran la Heritage Foundation y The Wall Street Journal; el de Freedom of the World, que combina libertades civiles y políticas, de Freedom House y el Índice de Percepción de la Corrupción de Transparency International.

En el caso de la Argentina, más allá de pequeñas variaciones, la regularidad es llamativa para el último lustro 2006-2010, que la ubica una vez más por la mitad de la tabla. ?Esto quiere decir que las distintas variables que se consideran no han sufrido en su conjunto una alteración sustantiva?, explica el informe de CADAL. Pero ?aclara? si se compara el país con otros de similar estructura económica o ingreso por habitante la brecha se agranda cada año. En América latina, Chile sigue al frente del ranking regional, subiendo dos posiciones en el global ( puesto 16) con respecto al 2009, superando ahora a Estados Unidos y Barbados. En tanto, Uruguay es el segundo país en la medición regional, y en el global también subió dos lugares en relación al año anterior (puesto 22). Costa Rica, si bien bajó en 2010 un lugar en el general, continúa cómodamente tercero entre sus pares.

En total, 10 países latinoamericanos mejoraron su posición en el ranking global, 9 retrocedieron y uno Brasil, se mantuvo igual. Precisamente, Perú subió dos posiciones, superando al gigante sudamericano. Entre los que retrocedieron, figuran: Honduras, que bajó 22 lugares, Venezuela y Guatemala 8, México 5 y Cuba 4. Por caso, Cuba se encuentra entre los diez peores países del ranking global.

Según el informe de CADAL, en el índice DMT 2010 además de la mediocre posición global (73º) de la Argentina, es llamativa la bajísima performance en libertad económica (127º) y en el de percepción de la corrupción (101º). En cambio, compensa el de las libertades políticas y civiles, con un aceptable 67º y 60º lugar, respectivamente.

Para el analista y Director del Consejo Consultivo de la ONG, Tristán Rodríguez Loredo ?autor del informe junto al Director General Gabriel Salvia y otros especialistas que trabajan para la institución? los motivos que explican la mala performance de los últimos cinco años en el ranking regional y global de un país que supo conservar los puestos de vanguardia se pueden resumir en: cambio de modelo en oposición a la libertad de los mercados imperante hasta antes de la crisis del 2002; apropiación de la renta exportadora; concentración de la distribución del ingreso en el Gobierno Nacional; eliminación de los mecanismos de asignación de recursos por parte de los privados vía el sistema de precios; intervención en el sistema bancario; intervención directa en el mercado de cambios y participación del Estado en la oferta de bienes.

El Cronista Comercial, Buenos Aires, Argentina