Mapa del sitio  Seguinos en Facebook  Seguinos en Twitter  Seguinos en Instagram  Seguinos en Youtube  English version
Prensa / Internet
PERIODISTA EXCARCELADO DICE QUE CONTINUARÁ EN LA PRENSA INDEPENDIENTE
20 de noviembre de 2003
Fuente: Cubaencuentro.com (Estados Unidos)

Bernardo Arévalo Padrón anunció la creación de una nueva agencia de noticias que se dedicará a denunciar la situación de los presos políticos.
 
A penas una semana después de salir de la cárcel, el periodista independiente Bernardo Arévalo Padrón ha anunciado que impulsará una nueva agencia de información, fundada en la prisión de Ariza, Cienfuegos, junto al preso político Jorge Luis García Pérez, Antúnez.

La agencia llevará el nombre de José Maceo, un héroe de la guerra de independencia de Cuba contra España. En una entrevista concedida al diario El Nuevo Herald, Arévalo Padrón reveló que la intención es "sacar a la luz lo que pasa hoy en las cárceles cubanas y reclamar la liberación de los prisioneros de conciencia".

"En mis planes no está el exilio", dijo. "Quiero dedicarme a pedir desde aquí la libertad de periodistas como Raúl Rivero, Ricardo González Alfonso y Héctor Maseda", sentenciados en abril a 20 años de privación de libertad.

Arévalo salió de la cárcel el pasado 13 de noviembre, 48 horas antes de cumplir una condena de seis años por "desacato", al haber calificado de mentirosos a Fidel Castro y al vicepresidente cubano Carlos Lage en una conversación telefónica con la emisora Radio Martí.

El disidente les había acusado de no respetar los compromisos con la democracia adquiridos en la Cumbre Iberoamericana de 1996.

Durante el cumplimiento de su condena pasó por varias prisiones de la Isla y fue obligado a trabajar en campos de caña de azúcar y en el puerto de Cienfuegos. Las autoridades carcelarias le mantuvieron un año y dos meses en una celda de castigo. Desde julio de 2002 estaba recluido en Ariza.

El 11 de abril de 1998 fue víctima de una golpiza que le llevó al salón de operaciones por la fractura del tabique nasal.

Durante los años en prisión sólo se le permitió ver a su hijo dos veces. El niño tenía cinco años cuando el periodista independiente fue encarcelado. Actualmente tiene 11.

"En una ocasión me dieron cinco minutos, el 16 de septiembre del año 2001. Cinco minutos con mi hijo, me abrazó llorando, me hicieron ir para atrás y no le dieron la visita", dijo Arévalo en otra entrevista concedida al Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL).

"No le guardo ningún rencor a los militares que me golpearon, no les guardo ningún rencor a los que me maltrataron u ofendieron en la cárcel. Jamás tomaré venganza contra ninguno de ellos. Esto quiero que lo sepa el mundo entero y la propia policía política que está grabando en estos momento la conversación", dijo.

No obstante, aclaró que sí está dispuesto a demandar al gobierno cubano por los abusos cometidos.

"Yo no guardo odio, pero sí quiero justicia", afirmó. "Voy a entablar una querella legal contra el gobierno de mi país por haberme encarcelado injustamente, por haberme golpeado. Va a ser una querella civil. Por estos medios estoy solicitando un abogado que me represente en el estado de la Florida. El gobierno cubano tiene fondos congelados allí, en los Estados Unidos. De esos fondos yo quiero que se me indemnice ya que con ese dinero vamos a financiar la prensa independiente dentro de Cuba".

El disidente precisó que "no es un afán de lucro" lo que le ha llevado a esa decisión y que el dinero será destinado a apoyar el trabajo del periodismo independiente. "Carecemos de materiales de oficina de todo tipo. Desde una hoja hasta un bolígrafo. No tenemos máquina de escribir, no tenemos fax, no tenemos computadora, no tenemos teléfono. Solamente voluntad y deseos de trabajar por la libertad de expresión".

Arévalo Padrón advirtió que desde que salió de la cárcel es "vigilado las 24 horas del día por la policía política".

"Este teléfono está tomado, están monitoreando y grabando la conversación, la transcriben y después se la pasan al ministro del Interior", agregó.

Interrogado sobre la posibilidad de que las autoridades cubanas decidan volver a encarcelarlo, dijo que se trata de "un riesgo que hay que correr".

"Nosotros deseamos la libertad de prensa en nuestro país, deseamos la democratización pacífica de nuestra patria, la transición hacia un estado de derecho. Deseamos que el gobernante más tarde o más temprano tenga que ceder", agregó.

En cuanto a al cambio que quiere para Cuba, dijo que tiene que ser "pacífico, sin derramamiento de sangre, sin violencia, sin revancha, sin ajuste de cuentas".