Mapa del sitio  Seguinos en Facebook  Seguinos en Twitter  Seguinos en Instagram  Seguinos en Youtube  English version
Prensa / Diarios
El acceso a la información pública de los legisladores
27 de septiembre de 2011
Fuente: El Cronista Comercial (Buenos Aires, Argentina)

Gabriel C. Salvia Director General del CADAL
Verónica E. Repond Investigadora Asociada de CADAL

La transparencia activa de los diputados y senadores nacionales es un requisito que hace a la probidad en el ejercicio de la función pública, a la rendición de cuentas sobre la utilización de los recursos que financian los contribuyentes y una manera de facilitar el acceso ciudadano a sus representantes.

Pero, la información relacionada con cada legislador no goza de exigibilidad por norma alguna y los datos que figuran en las páginas web de ambas cámaras referidos a sus miembros se limitan a lo estrictamente legislativo, incluyendo en casos excepcionales el CV, la Declaración Jurada (DDJJ) y un enlace a la página personal. Es decir, la información sobre CV, DDJJ, dieta, gastos de oficina, nómina del personal asignado, viáticos, y otorgamiento de subsidios, becas de estudio y pensiones graciables varía en cantidad y calidad de acuerdo a la importancia que le asigne cada diputado y senador nacional.

Al respecto, una investigación del Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL) obtuvo los siguientes resultados: 81 legisladores nacionales publican su Currículum Vitae (51 senadores y 30 diputados), es decir que la mayoría, unos 248, no brindan sus antecedentes personales; 11 publican su Declaración Jurada de Bienes (6 diputados y 5 senadores), de los cuales solamente dos la tienen actualizada; y 35 publican el link a su página personal (22 diputados y 13 senadores). Sobre esto último, son pocos los legisladores que utilizan esta plataforma para difundir y transparentar su actividad. Así, apenas 22 diputados dan cuenta oficialmente de sus sitios personales y de este escaso 9%, sólo 2 publican su Declaración Jurada de Bienes: la diputada Laura Alonso (PRO/CABA) y Héctor Piemonte (Coalición Cívica/Buenos Aires). En el Senado, son 13 los senadores que publican su página personal, lo que representa sólo un 18%. La senadora María Eugenia Estenssoro (Coalición Cívica/CABA) le hace honor a la frase de su sitio personal “Creo en la política transparente y fluida como el agua, de apariencia inocua y sencilla, pero capaz de horadar la piedra más dura”.

Estenssoro informa sobre los ingresos que percibe como senadora, la Declaración de Bienes correspondiente al año 2010, el monto total de los recursos con los que cuenta para contratar colaboradores y los pasajes terrestres y aéreos que se le asignan con expresión del equivalente en dinero. Además, dispone de un sector de atención al ciudadano, donde deja su interno y los celulares del encargado de prensa y del cuerpo de asesores (con respectivos e-mails). Toda esta información la senadora porteña la brinda con un nivel de detalle ejemplar.

De ambas Cámaras, el sitio de internet del Senado ofrece información más transparente, incluyendo normativa vigente, subsidios y becas asignados por cada representante de las provincias y la CABA, con especificación de montos y destinatarios otorgados durante el período que el senador dura en el cargo. También se informa sobre el personal de planta permanente, transitorio y contratado mediante locación de servicios, en todos los casos con mención de nombre y destino, permitiendo así conocer la cantidad de colaboradores que tiene asignado cada miembro de la cámara alta y en cual dependencia cumplen funciones el resto de los empleados.

Lo concreto es que como no rige actualmente una ley nacional de Acceso a la Información Pública y tampoco existe una norma de este tipo en el ámbito del Poder Legislativo Nacional (PLN), la misma podría igualmente incorporarse en los reglamentos de cada cámara sin transitar el camino formal para sancionar una ley. Es decir, ya sea con un acuerdo mayoritario de los legisladores mediante un proyecto de resolución o, en última instancia, de existir voluntad política del titular del cuerpo a través de una disposición de la presidencia del mismo. Esto último podría disponerlo en el Senado el Vicepresidente de la Nación, como titular de la cámara alta, y lo propio el presidente de la Cámara de Diputados, cuyos antecedentes en materia de transparencia sería algo que tendrían que tener especialmente en cuenta los integrantes de la cámara baja en las futuras votaciones para elegir al titular del cuerpo.

Y mientras no se alcance un consenso para establecer una normativa en la materia que actualmente incluyen un proyecto de ley aprobado en el Senado -pero pendiente su tratamiento en Diputados- y un dictamen de comisión de la cámara baja que unificó varias iniciativas, sería deseable que de los buenos ejemplos individuales de transparencia legislativa se avance por lo menos a una autorregulación través de los bloques parlamentarios.

Diario El cronista Comercial (Buenos Aires, Argentina)