Mapa del sitio  Seguinos en Facebook  Seguinos en Twitter  Seguinos en Instagram  Seguinos en Youtube  English version
Prensa / Diarios
La inflación en dólares que pocos ven
14 de noviembre de 2011
Fuente: La Nación (Buenos Aires, Argentina)

Por Fernando Laborda

SABIDO es que al gobierno de Cristina Fernández de Kirchner no le gusta hablar de la inflación. Mucho menos, de la inflación medida en dólares.

Los parámetros para verificar el crecimiento de los precios de la economía en la moneda estadounidense en los últimos diez años pueden ser infinitos. Podríamos considerar, por ejemplo, el aumento del kilo de helado en una de las principales cadenas de la Argentina, que pasó de costar 12 dólares o pesos, en 2001, a 82 pesos (19,10 dólares al cambio oficial) en la actualidad. O el aumento experimentado por el metro cuadrado de un departamento a estrenar en Barrio Norte, que pasó en el mismo período de un promedio de 1700 dólares a un rango de 2800 a 3200, de acuerdo con fuentes del sector inmobiliario.

Sin embargo, hay un dato mucho más elocuente, aunque menos conocido por el gran público: el incremento de los gastos del Congreso de la Nación. El presupuesto del Poder Legislativo para 2012 es unos 265 millones de dólares más elevado que el de 2001, pese a que el valor del dólar se multiplicó por más de cuatro respecto del peso de diez años atrás. En otras palabras, el presupuesto legislativo medido en dólares habrá crecido nada menos que un 68 por ciento.

El presupuesto del Poder Legislativo para 2012 es unos 265 millones de dólares más elevado que el de 2001, pese a que el valor del dólar se multiplicó por más de cuatro respecto del peso de diez años atrás

Este dato surge de un estudio que acaba de difundir el Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (Cadal). La investigación, llevada a cabo por Gabriel Salvia y Verónica Eugenia Repond, da cuenta del incremento del presupuesto para el Poder Legislativo Nacional en los últimos diez años, pero pone especial énfasis que el mayor aumento comenzó a experimentarse a partir de 2005, una vez que el kirchnerismo llegó al gobierno nacional.

El trabajo destaca que, tras la devaluación del peso del año 2002 y el fin de la convertibilidad, el gasto del Congreso sólo creció un dos por ciento entre 2001 y 2004 e incluso su personal se redujo de 9852 a 9587 empleados.

Pero desde 2005, el presupuesto total del Poder Legislativo volvería a crecer sin pausa hasta la fecha, al igual que su dotación de personal.

El presupuesto para el Congreso era de 389,5 millones de pesos o dólares en 2001. En 2004 apenas se incrementó a 397,7 millones de pesos. Pero, desde entonces, no paró de crecer, hasta llegar a 2794,5 millones de pesos, previstos para el año próximo. Esto implica que entre 2004 y 2012 el aumento será del 603 por ciento.

Si se convierten esos valores en dólares, tendríamos que el presupuesto de 2004 ascendió a unos 134,8 millones en la moneda norteamericana (a una cotización de 2,95 pesos por dólar) y que en la actualidad ascendería a unos 651 millones (a 4,29 por dólar). El aumento que experimentaría en dólares el presupuesto del Congreso sería equivalente al 383 por ciento.

Un análisis detallado de las distintas partidas del presupuesto parlamentario realizado por Cadal da cuenta de que los mayores incrementos entre 2001 y 2012, en moneda nacional, se produjeron en los rubros "libros, revistas y otros elementos coleccionables", que pasó de 64.000 a 1.837.433 pesos (2771%); "textiles y vestuario", que subió de 229.110 a 5.500.339 pesos (2301%); "pasajes y viáticos", que creció de 6.463.214 a 91.923.741 pesos (1322%), y "productos químicos, combustibles y lubricantes", que ascendió de 565.748 a 7.528.428 pesos (1231%).

Un análisis detallado de las distintas partidas del presupuesto parlamentario da cuenta de que los mayores incrementos entre 2001 y 2012 se produjeron en los rubros "libros, revistas y otros elementos coleccionables"
El gasto en personal en el período 2001-2012 pasó de 319,8 millones de pesos a 2394,6 millones de pesos, una diferencia del 649 por ciento. El número de agentes, que en 2001 era de 9852, bajó en 2004 a 9587 y se incrementó en el presupuesto 2012 a 11.417.

En términos de dólares, el gasto en personal creció entre 2001 y 2012 un 75 por ciento, pero si se tomara el costo por empleado, observaremos que mientras diez años atrás cada agente le costaba al Congreso unos 32.466 pesos por año, hoy le cuesta 209.742 pesos, equivalentes a 48.891 dólares al cambio oficial actual. En síntesis, el costo por empleado parlamentario medido en moneda estadounidense experimentó un aumento del 50,5 por ciento, pero llega al 546 por ciento si se lo mide en pesos.

El aumento de los gastos en el Congreso surge así como un indicador más sobre la inflación que el Indec no ve..

Fuente: La Nación (Buenos Aires, Argentina)