Mapa del sitio  Seguinos en Facebook  Seguinos en Twitter  Seguinos en Instagram  Seguinos en Youtube  English version
Prensa / Internet
Siria desvela las divisiones ideológicas que afectan a América Latina
12 de marzo de 2012
Como señalan Gabriel Salvia, Director General de CADAL y Maria R. Savini, Coordinadora Observatorio de Relaciones Internacionales CADAL “hay un grupo activamente comprometido con las prácticas autoritarias, liderado por Venezuela, Cuba y Ecuador; y otro conformado por Chile, Brasil, Uruguay y Perú que siguen el modelo de las democracias pro mercado de la Unión Europea”.
Fuente: Infolatam.com (Madrid, España)

Especial para Infolatam por Rogelio Núñez)-. La actual crisis siria, como en su día la de Libia, ha mostrado claramente las fuertes divisiones ideológicas que cruzan de norte a sur a América Latina. Los países del ALBA han reafirmado su apoyo a Bachar el Asad, Brasil ha regresado a su tradicional política exterior que antepone los principios de no intervención al respeto a los derechos humanos y el resto de la región, encabezado por México, ha lanzado un llamamiento para detener la matanza.

Como señalan Gabriel Salvia, Director General de CADAL y Maria R. Savini, Coordinadora Observatorio de Relaciones Internacionales CADAL “hay un grupo activamente comprometido con las prácticas autoritarias, liderado por Venezuela, Cuba y Ecuador; y otro conformado por Chile, Brasil, Uruguay y Perú que siguen el modelo de las democracias pro mercado de la Unión Europea”.

Efectivamente, el ALBA, como grupo, se solidarizó con el régimen del dictador Bachar al Asad en una declaración respaldada por los cancilleres venezolano y cubano, Nicolás Maduro y Bruno Rodríguez, el ministro de Comunicación boliviano, Iván Canelas, el subsecretario de Exteriores ecuatoriano Pablo Villagómez y la embajadora de Nicaragua en la ONU, María Rubiales.

Estos representantes latinoamericanos acudieron a Damasco donde se reunieron por separado con Al Asad y el ministro de Exteriores sirio, Walid al Mualem. Durante la entrevista con el dictador, éste les explicó los pasos adoptados para afrontar la crisis que vive el país como “la reforma política y los esfuerzos para acabar con los grupos armados”, según la agencia de noticias oficial Saná.

El apoyo del ALBA a la Dictadura siria

En una rueda de prensa conjunta, Maduro aseguró que el ALBA no se va a quedar “de brazos cruzados” y manifestó su “apoyo integral” a este país para que supere las dificultades y señaló que lo primero que van a hacer es decir la verdad ante “la guerra mediática y psicológica” que exitiría contra Siria: “vamos a apoyarlo en todos los organismos internacionales empezando por la ONU. La ONU no puede ser un instrumento de guerra para los países imperialistas o el sionismo”.

Bachar el Asad ha logrado el respaldo de los países del ALBA

Asimismo, Maduro y el resto quisieron dejar claro su rechazo “ a la agresión y el intervencionismo de las potencias occidentales en los asuntos internos que solo deben ser de manejo del pueblo sirio”, en la búsqueda de un diálogo nacional que obtenga “soluciones sirias” al conflicto.

La Venezuela de Hugo Chávez ha sido hasta ahora la que más claranmente se ha inclinado por mostrar su apoyo irrestricto al régimen sirio: “he hablado hace unos minutos con el Presidente Sirio, nuestro hermano BASHAR. SIRIA es víctima de una arremetida fascista. Dios Ayude a SIRIA !!” escribió Chávez a través de su cuenta @chavezcandanga de la red social Twitter.

Y luego reiteró: “desde aquí nuestra solidaridad con el pueblo sirio, con el presidente Bashar, están resistiendo las agresiones del imperialismo, las agresiones del imperio yanqui y sus aliados europeos”.

Pero no ha sido el único. Este pasado fin de semana Rafael Correa fue por ese mismo sendero, aunque de forma más sutil: “nosotros no respaldamos al Gobierno sirio ‘per-se’, al presidente (Bachar al Asad), al que no conozco, no conozco Siria; jamás vamos a respaldar la violencia, venga de donde venga, lo que respaldamos es la soberanía siria, la solución pacífica de los conflictos, la solución democrática”.

De todas formas, Correa aseguró haber escuchado voces “que advierten de que con Siria se quiere hacer exactamente lo de Libia…Eso no lo podemos permitir….sobre todo, la solución por parte de los mismos sirios, sin intervención extranjera como lo hicieron en Libia”.

En Bolivia, los parlamentarios de la oposición han criticado el silencio del presidente Evo Morales ante el conflicto que hace 11 meses enfrenta Siria. Se conoce que han muerto al menos 5.400 personas entre ellos 400 niños, hasta enero pasado, según un reporte de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Hugo Chávez es el principal apoyo del régimen de Bachar el Asad en América latina

Señalan que, en realidad, Morales está apoyando a Bachar el Asad pues  en el XI encuentro ordinario de la Alianza Bolivariana para los pueblos de América (ALBA),  Chávez calificó de “muy positivo” el veto de Rusia y China en el Consejo de Seguridad de la ONU evitando así la adopción de una resolución con relación a la situación de violencia que vive Siria” y añadió que “nos parece muy positivo. Dice Evo (Morales) que nos sumamos al veto”.

Asimismo, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, dijo que Rusia y China tienen una “posición clara” a favor de la paz en Siria y respaldó el veto ejercido por Moscú y Pekín en el Consejo de Seguridad de la ONU que evitó una resolución sobre la situación de violencia que vive Damasco.

“Nuestro respaldo (es) incondicional a las iniciativas de Rusia y China frente a los conflictos que hoy tenemos en el mundo y que amenazan la paz mundial”, dijo Ortega

Por último, el expresidente de Cuba Fidel Castro cree que “lo más peligroso que tiene el Medio Oriente en este momento y lo de Siria, es que nadie controla lo que puede pasar allí, no lo sabe nadie, ni el presidente de Estados Unidos…Ellos mismos tienen incertidumbre, no vayan a creer que ellos controlan, ellos tratan de imponer cosas pero no controlan”.

Brasil y el principio de no intervención

El gobierno de Dilma Rousseff está lejos de ser un aliado del régimen de Bachar el Asad pero sigue con lo que es toda una tradición en política exterior brasileña: privilegiar el principio de no intervención por encima de la defensa de los Derechos Humanos.

Es la postuera que mantuvo en su reciente viaje a Cuba y es la que su gobierno mantiene hacia Siria: “no es posible hacer de la política de derechos humanos solo una arma de combate político-ideológico. El mundo tiene que convencerse de que es algo de que todos los países tienen que responsabilizarse, incluido el nuestro”.

Dilma Rousseff defiende el principio de no intervención en casos como los de Cuba o Siria

Por eso, el secretario general en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil, Ruy Nunes Pinto Nogueira, reiteró el rechazo de su país a cualquier tipo de injerencia extranjera en los asuntos internos de Siria, recalcando la importancia de promover el diálogo entre los sirios para salir de la crisis.

Estados Unidos espera que Brasil contribuya a reforzar la presión internacional sobre el régimen sirio para que el presidente Bachar al Asad “se retire de inmediato” y permita una transición democrática.

“Quisiéramos ver, obviamente, que Brasil trabaja con nosotros y con el resto de países en ayudarnos a presionar a Asad”, dijo el subsecretario de Asuntos Públicos del Departamento de Estado, Mike Hammer.

“Nuestras relaciones con Brasil son muy estrechas. Con Brasil compartimos muchas posiciones y hay algunas en las que a lo mejor no estamos de acuerdo”, admitió Hammer quien añadió que “en el caso de Siria, hay un consenso internacional bastante fuerte de que se tienen que ejercer presiones para acabar con esta violencia tan trágica”.

Según Hammer, EEUU quisiera “ver, obviamente, que Brasil trabaja con nosotros y con el resto de países en ayudarnos a presionar a Asad, porque vemos que, para un mejor futuro para Siria, lo importante es que se retire Assad de inmediato y que permita un proceso político en el que puedan realizarse las aspiraciones del pueblo sirio”.

México se alinea con EEUU

La otra gran potencia latina, México, tiene una postura diferente a la de Brasil. El Gobierno de Felipe Calderón, a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), se unió a las condenas expresadas ya por otras naciones en contra del recrudecimiento de la violencia en Siria.

La cancillería emitió una condena enérgica por estos hechos contra de la población civil, en el cual dice que “el uso indiscriminado de artillería y otro material bélico por parte de las fuerzas del Estado en contra de zonas civiles son motivo de profunda preocupación”.

El comunicado reitera que México ha apoyado las resoluciones del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas que han condenado dichas violaciones en Siria.  Asimismo pide a las autoridades de Siria que detengan el uso de la fuerza, a respetar los derechos humanos y a establecer un diálogo incluyente que satisfaga las legítimas aspiraciones de la ciudadanía.

Así pues América latina luce una vez más desunida y sin una idea común que defender en un tema de política internacional lo que obstaculiza que la región pueda alcanzar a tener mayor peso internacional.

Como Gabriel Salvia destaca ”es evidente que en organismos como el CELAC, la UNASUR o el Mercosur sería muy difícil adoptar una posición común en materia de promoción internacional de los derechos humanos. En consecuencia, las democracias sudamericanas pro mercado, que garantizan la alternancia de personas y partidos en el poder, deberían encontrar una alternativa superadora de integración regional. Esto significa blanquear las enormes diferencias políticas, económicas e institucionales entre los países de América Latina, que Siria puso en evidencia”.