Mapa del sitio  Seguinos en Facebook  Seguinos en Twitter  Seguinos en Instagram  Seguinos en Youtube  English version
Prensa / Diarios
El Congreso sigue engordando
29 de noviembre de 2012
Ya sea por la inflación o por la decisión política de aumentar el gasto, es preocupante que en un ámbito en el cual hasta la crisis del 2001 se cuestionaba la cantidad de empleados se haya registrado en una década, entre el 2004 y el 2013, un incremento presupuestario del 871%. Cuando Néstor Kirchner se hizo cargo de la presidencia de la Nación, el PLN contaba con 9.605 empleados y para el 2013 llegarán a 12.318, lo cual refleja un incremento de personal del 28%. El aumento más significativo de empleados legislativos se ha dado en los últimos dos años, especialmente en el Senado de la Nación.
Fuente: Diario Río Negro (General Roca, Pcia. de Río Negro, Argentina)

Por Gabriel C. Salvia (*)

De acuerdo con la ley de Presupuesto recientemente sancionada, el gasto del Poder Legislativo Nacional (PLN), cuya mayor parte está destinada al personal, se incrementará en un 38%. Es decir que, respecto de este año, el manejo presupuestario del Congreso crecerá para el 2013 en casi cuatro mil millones de pesos.

Ya sea por la inflación o por la decisión política de aumentar el gasto, es preocupante que en un ámbito en el cual hasta la crisis del 2001 se cuestionaba la cantidad de empleados se haya registrado en una década, entre el 2004 y el 2013, un incremento presupuestario del 871%.

Cuando Néstor Kirchner se hizo cargo de la presidencia de la Nación, el PLN contaba con 9.605 empleados y para el 2013 llegarán a 12.318, lo cual refleja un incremento de personal del 28%.

El aumento más significativo de empleados legislativos se ha dado en los últimos dos años, especialmente en el Senado de la Nación, donde en el 2011 había 3.287 personas y para el 2013 se computan 4.105, un número sin precedentes que los observadores atribuyen al desembarco de La Cámpora en la cámara alta. Precisamente, el Senado es, desde hace tiempo, la dependencia que brinda la mayor información sobre sus empleados, ya que publica en su página web el listado completo dividido en los rubros Permanentes, Temporarios y Contratados e incluye el nombre de la dependencia y el lugar donde cumplen funciones, algo que la Cámara de Diputados no hace y tampoco tiene interés en transparentar.

De la información que suministra el Senado de la Nación surge que cuenta con 2.015 empleados permanentes, 1.978 temporarios y otros 406 contratados. Del total, 1.506 trabajan con alguno de los 72 representantes de las provincias, 238 lo hacen en los bloques parlamentarios, 337 en las comisiones permanentes o especiales y 2.318 en el resto de las dependencias de la cámara alta.

Algunos datos resultan muy llamativos y varios lugares tienen nombres que a simple vista parecen superpuestos. Asimismo, una lectura fina de los nombres y apellidos de los empleados y del senador con el cual trabajan refleja evidentes casos de nepotismo.

Las principales críticas que desde hace más de veinte años se le formulan a la burocracia legislativa son el criterio político para ingresar a trabajar en casi todos sus ámbitos, asociado a las prácticas clientelares y las capas geológicas que se van formando año tras año luego de que muchos legisladores culminan su mandato y sus colaboradores logran quedarse como empleados del Congreso Nacional. De otra manera no se puede entender cómo hay tantas dependencias con tantos empleados. La información que brinda el Senado de la Nación habla por sí misma: 125 personas asignadas en la Dirección de Automotores, 111 en la Intendencia del Palacio, 39 en la guardería y jardín maternal, 27 en el Instituto Federal de Estudios Parlamentarios, 24 en la Dirección del Museo Parlamentario y diez en la Orquesta Juvenil de la Cámara, por citar ejemplos.

Lamentablemente, hace también una década que este debate se ha dejado de plantear, lo cual no contribuye al funcionamiento de un Congreso en serio y tampoco favorece a mejorar la imagen de la actividad política en la Argentina.

(*) Director general del Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (Cadal)

Fuente: Diario Río Negro (Argentina)