Mapa del sitio
Institutional News
Letter to the Ministry of Justice and Human Rights in concern of the agreement signed with the Cuban dictatorship.
November 19, 2007
The letter signed by Gabriel Salvia, Chairman of CADAL, was sent to the following officers: Dr. Alberto Juan Bautista IRIBARNE, Minister of Justice and Human Rights; Dra. Marcela Miriam LOSARDO, Secretary of Justice; Dr. Alejandro Walter SLOKAR, Secretary of Criminal Policy and Penitentiary Affaires; Dr. Eduardo Luis DUHALDE, Secretary of Human Rights; and Dr. Rodolfo MATTAROLLO, Undersecretary of Promotion and Human Rights Defense. For the jurist Ricardo Manuel Rojas ''this kind of agreements have the negative effect of giving a republican appearance that the totalitarian regime of Cuba does not have''.

The letter signed by Gabriel Salvia, Chairman of CADAL, was sent to the following officers: Dr. Alberto Juan Bautista IRIBARNE, Minister of Justice and Human Rights; Dra. Marcela Miriam LOSARDO, Secretary of Justice; Dr. Alejandro Walter SLOKAR, Secretary of Criminal Policy and Penitentiary Affaires; Dr. Eduardo Luis DUHALDE, Secretary of Human Rights; and Dr. Rodolfo MATTAROLLO, Undersecretary of Promotion and Human Rights Defense. For the jurist Ricardo Manuel Rojas "this kind of agreements have the negative effect of giving a republican appearance that the totalitarian regime of Cuba does not have".

Following, the letter in Spanish:

Carta a funcionarios del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos a raíz de acuerdo firmado con dictadura cubana

Tengo el agrado de dirigirme a usted, en referencia al acuerdo entre los Ministerios de Justicia de Cuba y de Justicia y Derechos Humanos de la Argentina, plasmado en la firma de un protocolo de cooperación en el marco de una reunión iberoamericana celebrada en Punta del Este, según ha informado Prensa Latina. Según el cable de la agencia de propaganda de la dictadura cubana, “El documento, suscrito por el vicetitular primero de Cuba, Urbano Peraza Linares, y la secretaria de Justicia de Argentina, Marcela Losardo, establece el intercambio de experiencias en materia procesal y prevé la capacitación de funcionarios. Entre las áreas comprendidas para la colaboración mutua están las de organización y actividades de las partes, la labor registral y aspectos de su administración o dirección metodológica y el apoyo a la superación de funcionarios y la actividad de mediación. También acordaron ayudarse mutuamente en las esferas de informatización aplicada y la actividad jurídica, así como en informaciones y publicaciones útiles en asuntos jurídicos y otros asuntos que consideren de interés”.

El cable agrega que “Para llevar a vías de hecho lo suscrito, se prepararán seminarios y conferencias y se crearán grupos de trabajo integrados por expertos de los dos países. En aras de llevar a feliz término los asuntos comprendidos en el Protocolo, ambos ministerios decidieron elaborar anualmente programas concretos de cooperación”. Para el Dr. Ricardo Manuel Rojas, autor de un libro en el que analiza la intrínseca violación a los derechos humanos en el sistema legal cubano, “Resulta incomprensible que un gobierno que se ha jactado de defender los derechos humanos y que ha impulsado la investigación para el juicio de violadores a los derechos humanos en Argentina, esté firmando un acuerdo de cooperación con el Ministerio de Justicia del régimen cubano”. Agregando que “No pueden ya las autoridades argentinas hacerse las distraídas respecto de las sistemáticas violaciones a los derechos humanos protagonizadas por el gobierno cubano, con la anuencia de su poder judicial, que no es más que un apéndice dependiente del gobierno central”.

Para el jurista y Director de la Fundación Friedrich A. Von Hayek, “Independientemente de que es muy poco lo que el Poder Judicial argentino podría aprender de los jueces de un régimen que no respeta ni el derecho de propiedad ni la libertad individual, acuerdos de este tipo tienen el contraproducente efecto de otorgarle al régimen totalitario cubano la apariencia republicana que en realidad no tiene”.

Al respecto, le adjuntamos a usted el libro de Ricardo Rojas sobre “Los derechos fundamentales y el orden jurídico e institucional de Cuba”, recomendando la implementación en Cuba de reformas en materia civil, comercial, penal y carcelaria, incluyendo la eliminación de delitos existentes en la isla que en el resto de los países latinoamericanos son derechos elementales, y la liberación allí de todas las personas encarcelas por dichos motivos.

Finalmente, esperamos que vuestro Ministerio no se limite a una colaboración cómplice con una dictadura denunciada por las más prestigiosas organizaciones internacionales, como Amnistía Internacional y Human Rights Watch, y que en consecuencia ejerza una influencia positiva en el respeto a los derechos fundamentales en Cuba.

Atentamente,

Gabriel C. Salvia
Presidente