Derechos Humanos y
Solidaridad Democrática Internacional

Comunicados

Instituto Václav Havel

13 de noviembre de 2009

CADAL celebró el vigésimo aniversario de la caída del Muro de Berlín

Representantes de Polonia, Alemania, Eslovenia, Eslovaquia, República Checa y Rumania recordaron los 20 años de la caída del muro de Berlín, en el marco del Foro Latino Global 2009, en un panel sobre “Gobernabilidad democrática, calidad institucional y desempeño económico en Europa Central y del Este”. Por su parte, Ricardo López Göttig, Director del Consejo Académico de CADAL; el escritor Marcos Aguinis; el congresista y Ex Primer Ministro de la República del Perú, Jorge Del Castillo; y Christopher Sabatini, Editor-in-Chief, Americas Quarterly - Senior Director of Policy Americas Society/Council of the Americas, expusieron en el panel “América Latina a 20 años de la caída del muro de Berlín”.

Representantes de Polonia, Alemania, Eslovenia, Eslovaquia, República Checa y Rumania recordaron los 20 años de la caída del muro de Berlín, en el marco del Foro Latino Global 2009, en un panel sobre “Gobernabilidad democrática, calidad institucional y desempeño económico en Europa Central y del Este”. Por su parte, Ricardo López Göttig, Director del Consejo Académico de CADAL; el escritor Marcos Aguinis; el congresista y Ex Primer Ministro de la República del Perú, Jorge Del Castillo; y Christopher Sabatini, Editor-in-Chief, Americas Quarterly - Senior Director of Policy Americas Society/Council of the Americas, expusieron en el panel “América Latina a 20 años de la caída del muro de Berlín”.

Gobernabilidad democrática, calidad institucional y desempeño económico en Europa Central y del Este, 1989-2009

“Aunque nos separaban miles de kilómetros y un océano en el medio, las ideas de Argentina y de toda Latinoamérica llegaron a Polonia y a los demás países de Europa”, finalizó diciendo Bogdan Borusewicz, presidente del Senado de Polonia, para dar por iniciado el foro donde los distintos panelistas comenzarían a brindar sus presentaciones.

El primer secretario de la Embajada de Alemania, Jan Freigang, luego de una síntesis explicativa de lo que fueron los primeros años luego de la caída del muro, y hasta rememorando la Noche de los cristales rotos acontecido el mismo día pero durante el régimen nazi, pidió que “nunca más, nunca más el silencio de los alemanes”. Asimismo, alertó sobre el resurgimiento de la extrema derecha en el Este probablemente debido “a una frustración económica en esta parte de Alemania y se busca una lamentable solución en este resurgimiento”.  Según Jan Freigang el crecimiento no es muy intenso, pero fue determinante al decir que hoy se puede hablar de “un muro en la mente que todavía hay que derrumbar” y para lo cual “la política del Gobierno Federal es firme y está luchando contra esta vuelta.” 

Pavel Sipka, embajador de Eslovaquia recordó la Revolución de Terciopelo (Nov. /1989) en la que “artistas, en general, se pusieron en la primera fila para el cambio político y gracias a su entusiasmo la transformación fue casi sin sacrificios humanos”. También aludió a la división de Checoslovaquia y al consiguiente nacimiento de Eslovaquia y República Checa (1993).

Luego de comentar brevemente los aspectos económicos positivos de su región explicó que “no todo es bonito”, ya que el individualismo en Eslovaquia ha crecido drásticamente convirtiéndose en un factor negativo para la población.

El embajador rumano, Ion Vilcu, mencionó que todos los países comunistas tuvieron en común el camino hacia la democracia, “un desafío en común”. Reconoció que hay cierto descontento en Rumania por la situación económica que allí se vive luego de la crisis, pero afirmó que “no hay, ni habrá nostálgicos comunistas en mi país”.

Stepan Zajac, embajador checo, explicó la reforma económica en su país caracterizada como un cambio económico neoliberal, luego de la caída del muro, y que conllevó una ola de privatizaciones con problemas muy conocidos para los argentinos tras la década de los noventa.

Por su parte, el embajador de Eslovenia, Avgustin Vivod, remarcó el importante y fundamental rol de la Iglesia Católica, el Papa Juan Pablo II y otras iglesias en el largo y doloroso camino que significó esta época.

América Latina a 20 años de la caída del muro de Berlín

Ricardo López Göttig, Director del Consejo Académico de CADAL; el escritor Marcos Aguinis; el congresista y Ex Primer Ministro de la República del Perú, Jorge Del Castillo; y Christopher Sabatini, Editor-in-Chief, Americas Quarterly - Senior Director of Policy Americas Society/Council of the Americas, expusieron en el panel “América Latina a 20 años de la caída del muro de Berlín”.

López Gôttig abrió el panel realizando una síntesis histórica del socialismo, recalcando que se siente preocupado “por las democracias que se suicidan” haciendo referencia a los países latinoamericanos. “Yo encuentro en América Latina que no estamos dispuestos a aprender de las muertes y estancamientos”, explicó;  “necesitamos mucha memoria”.

Christopher Sabatini habló de marxismo y aclaró que Marx “no entendió el poder del nacionalismo y las ideas más allá de la clase, ni tampoco  el populismo y su poder, que puede cambiar o ser manipulado por un líder populista”. Por lo que llegó a la conclusión de que en América Latina no existe el marxismo, sino que es “una representación de algo mucho más peligroso, el fracaso de las reformas neoliberales, es más bien una reacción contra el capitalismo corrupto, pero a favor del mercado”.

El congresista Jorge Del Castillo dilucidó que la crisis es consecuencia del excesivo neoliberalismo en la región y declaró que “están dividiendo a América Latina, como un queso, en países con modelos autoritarios encabezados por Hugo Chávez, lo que nos lleva a un riesgo de guerra desencadenando una carrera armamentista”. Del Castillo se mostró preocupado por la situación regional y no prevé una solución a corto plazo.

Marcos Aguinis ilustró su intervención con ejemplos enriquecedores explicando que el problema en Latinoamérica es “la confusión o corrupción de las palabras”, donde la izquierda “mantiene a los pobres como pobres a través de planes sociales”; la derecha “no tiene sensibilidad social”; el mercado, “suena a una suerte de entidad maligna y peligrosa chupasangue”; la teoría neoliberal “está demonizada” y se confunde al presidente democrático con la elección democrática. Para ilustrar el último caso hizo referencia a Hitler: “Hitler fue elegido democráticamente, pero después demolió las instituciones democráticas”. Concluyó diciendo que lo existen hoy en Venezuela, Ecuador, Nicaragua y en Argentina mismo pueden ser llamadas “pseudo-democracias”.

Aguinis destacó que la gran diferencia del muro de Berlín con otros muros como el de México o China, es que el de Berlín era una cárcel, “la gente no podía salir”. Al igual que en Cuba, pero “donde el muro es de agua”.

Finalmente, Aguinis declaró que algunas personas le expresaron con temor y vergüenza que había nostalgia por la época comunista, porque “antes todos trabajaban, podían ir al hospital y no había ni que pensar, porque ya lo hacía el partido”. El escritor fue determinante con esta cuestión y dijo que “la libertad no es fácil, exige de madurez e implica peligro, no es gratis. Hay miedo a la libertad en los seres humanos, por eso se sigue a líderes carismáticos, porque es más fácil volver a ser niños, creerles y seguirlos a ellos”.