Derechos Humanos y
Solidaridad Democrática Internacional

Prensa

11 de abril de 2005

REDOBLA MÉDICA CUBANA CRÍTICAS A FIDEL CASTRO

Fuente: Ambito Financiero (Buenos Aires, Argentina)

La médica cubana Hilda Molina, quien desde hace más de una década intenta sin éxito viajar a la Argentina para reencontrarse con sus familiares, volvió a denunciar que en Cuba se cometen "múltiples violaciones de los derechos humanos".
En una carta dirigida a la ONU -que debe tratar este año la situación en Cuba- y difundida en Buenos Aires por una organización no gubernamental, la neurocirujana reiteró que el gobierno cubano le impide viajar a Buenos Aires para reencontrarse con su hijo y conocer a sus nietos.

El caso de Molina cobró notoriedad cuando Néstor Kirchner envió una carta a su par cubano, Fidel Castro, en la que le solicitó que autorizase a la médica, de 62 años, y a su madre, de 87, a viajar a la Argentina para pasar las últimas Navidades con su familia.
El gobernante cubano respondió a esa petición con una invitación a la familia para que viajara a La Habana, en la que le ofrecía ciertas garantías.
Luego de este roce diplomático entre ambos países -que costó la cabeza de dos altos funcionarios argentinos: Eduardo Valdez, jefe de Gabinete de Rafael Bielsa; y el embajador Miguel Taleb, ahora reemplazado por el dirigente político del desaparecido Frepaso Darío Alessandro-, se resolvió que la esposa y los dos hijos del médico cubano nacionalizado argentino Roberto Quiñones viajen en mayo próximo a Cuba para visitar a Molina y a su madre.
Entre otras instituciones, Molina dirigió su mensaje a la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Denuncia

"Me dirijo a ustedes con el propósito de denunciar una vez más las múltiples violaciones de los derechos humanos, especialmente los relativos a los derechos de las familias, en que sistemática e impunemente incurre el gobierno cubano", indicó.
Agregó que "la trágica situación" de su familia "no constituye una excepción en la Cuba de los últimos 46 años", sino que "es precisamente la familia una de las instituciones más destrozadas en estas casi cinco décadas de gobierno comunista".
Entre otras acusaciones, la neurocirujana puntualizó que el gobierno cubano "viola los sagrados derechos" de sus nietos "a vivir y crecer felizmente en el seno de toda su familia, reconocidos en la Convención sobre los Derechos del Niño".
"Viola mis más sensibles derechos como mujer, madre y abuela. Viola los derechos de mi familia y tortura psicológicamente a mi anciana madre moribunda", agregó.

También indicó que el régimen de Castro vulnera sus "derechos como profesional", al impedirle "entrar y salir libremente de Cuba para cumplir compromisos científicoacadémicos".

Destinatarios

El texto fue dado a conocer en la Argentina por el Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina, que también figura entre los destinatarios del mensaje junto a la organización Human Rights Watch.
En el final de la carta, Molina opinó que "es cierto que en las diferentes latitudes del planeta se violan diariamente los derechos de los más débiles y desvalidos, pero esta realidad censurable e injusta no se combate defendiendo y respaldando otras injusticias". "La existencia de esta injusta realidad en el mundo no justifica que personalidades y organizaciones responsabilizadas con la defensa de los derechos humanos asuman actitudes de aceptación, apoyo o complicidad hacia un gobierno que ha cimentado su poder sobre el llanto de padres, hijos, nietos y abuelos inocentes", concluyó.