Derechos Humanos y
Solidaridad Democrática Internacional

Artículos

23 de agosto de 2018

Más seguridad y menos economía

(7 Miradas) La herida que ha producido la crisis económica en el público propio es suficientemente grande como manifestar una disconformidad profunda, aunque no vean opción política para 2019. Como venimos sosteniendo desde que se desató la tormenta, Cambiemos puede ganar la elección presidencial pese a sus errores y a un contexto que definitivamente vino mal barajado.
Por Carlos Fara
@carlosfara

(7 Miradas) Aparentemente ese es el nuevo lema comunicacional del gobierno. Tiene sentido? Sí por 3 razones:

  • la economía debe quedar desplazada de la agenda pública a toda costa;
  • hay que reemplazarla por un tema en donde haya reconocimiento al gobierno, y lucha contra el narcotráfico es uno de los pocos;
  • el gobierno por ahora se gana la cucarda de no estar involucrado con el narco, cosa que la mayoría creía que sí hubiera pasado si, por ejemplo, era gobernador Aníbal Fernández.

Esto cobra importancia a la luz de las 3 grandes promesas de campaña que hizo Macri: 1) unir a los argentinos (en veremos por el aprovechamiento de la grieta pre existente); 2) pobreza 0 (siempre imposible de cumplir, y que empeorará con la crisis económica); y 3) lucha contra el narcotráfico (solo en este parece estar demostrando alguna avance). 1 de 3 no está bien, pero… al menos uno en el medio de tanta malaria.

La reflexión que muchos harán será: “pero con eso no arreglamos nada”. Es verdad. Sin embargo, para un gobierno que se le escapó el apoyo ganado hace 10 meses como agua entre los dedos, necesita recurrir a cualquier molécula de oxígeno para subsistir.

El macrismo complementa este lema comunicacional con una actitud distinta en las últimas semanas, en donde ya no insufla optimismo superfluo, sino que está ajustando el tono compungido de reconocer que la crisis es grande, que no se saldrá rápido y que objetivos primordiales que se había fijado ya no se lograrán.

Paralelamente el oficialismo está sacando pecho con la causa de los cuadernos de Centeno, intentando apropiarse de ese logro en el plano de la lucha contra la corrupción. Más allá de que todo haya sido disparado por una investigación periodística y que algunos personajes de la justicia estén funcionando a pleno, hay cierta astucia por parte del Presidente en este sentido.

La opinión pública tiende a asignar cosas positivas que suceden en el marco de un gobierno, como quien dice “me pude comprar la casa en el gobierno de…”.  Del mismo modo, en los grupos focales en los últimos 2 años aparece gente diciendo que lo bueno es que ahora “se están destapando ollas”, asignándolo en el contexto de la presidencia de Macri.

Sin embargo, en plena ebullición del “cuadernosgate” es poco lo que ayuda a mejorar la imagen del gobierno. La herida que ha producido la crisis económica en el público propio es suficientemente grande como manifestar una disconformidad profunda, aunque no vean opción política para 2019.

Como venimos sosteniendo desde que se desató la tormenta, Cambiemos puede ganar la elección presidencial pese a sus errores y a un contexto que definitivamente vino mal barajado.

Fuente: 7 Miradas (Buenos Aires, Argentina)