Derechos Humanos y
Solidaridad Democrática Internacional

Artículos | Diálogo Latino Cubano

Promoción de la Apertura Política en Cuba

31 de diciembre de 2019

Participa Centro de Estudios Convivencia en encuentro latinoamericano de think tanks

El CEC tuvo el honor de ser el primer think tank cubano en participar en uno de estos eventos, gracias a la colaboración del Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL). Fue una experiencia de suma importancia para el CEC por ofrecer un espacio en el cual acceder a información, contactos, enseñanzas, colaboraciones con otros centros de estudios, que son vitales para el trabajo y potenciación de nuestro trabajo desde dentro de Cuba.
Por Jorge Ignacio Guillén Martínez
Participa Centro de Estudios Convivencia en encuentro latinoamericano de think tanks

El pasado septiembre de 2019 tuve la oportunidad de representar al Centro de Estudios Convivencia (CEC), think tank independiente y cubano, en la séptima cumbre latinoamericana de think tanks organizada por The Lauder Institute de la Universidad de Pensilvania como parte de su Think Tanks and Civil Societies Program, celebrada en esta ocasión en la ciudad de Bogotá, entre los días 23 y 25 de semtiembre.

Estos eventos se hacen anualmente, y en ellos se congregan a los think tanks o centros de pensamiento de la región. El espacio funciona como plataforma para que los centros de estudios creen lazos, fortalezcan sus vínculos, descubran y planteen nuevas formas de colaboración, busquen respuestas conjuntas a los principales retos y desafíos que plantea la realidad latinoamericana para los think tanks, entre otras actividades que promueven el fortalecimiento de estos tanques pensantes.

El CEC tuvo el honor de ser el primer think tank cubano en participar en uno de estos eventos, gracias a la colaboración del Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL). Fue una experiencia de suma importancia para el CEC por ofrecer un espacio en el cual acceder a información, contactos, enseñanzas, colaboraciones con otros centros de estudios, que son vitales para el trabajo y potenciación de nuestro trabajo desde dentro de Cuba.

La cumbre estuvo cargada de profundas y cordiales discusiones que abarcaron los principales retos económicos, políticos y sociales que enfrenta la región latinoamericana, así como los desafíos que estas realidades imponen a los think tanks de la región, partiendo de que estos centros de pensamientos se dedican al estudio y la generación de propuestas de políticas públicas que permitan encontrar soluciones a los problemas que la sufre la región. Del mismo modo, fueron afrontados y analizados los principales retos que enfrentan los think tanks para su gestión diaria, temas como políticas de comunicación, financiamiento, incidencia social, entre otros, fueron reflexionados en esta cita regional.

Por los motivos anteriores el CEC se regocija de haber participado en tan importante evento y agradece profundamente a las personas e instituciones que hicieron posible su participación. Es de vital importancia para las organizaciones de la sociedad civil cubana, contar con la oportunidad de integrarse y estrechar vínculos de colaboración con organizaciones de la sociedad civil latinoamericana, y esto es precisamente lo que se ha conseguido con la participación del CEC en la cumbre de centros de estudios: dar un paso para que el CEC se integre, haga vínculos y colabore con la comunidad de think tanks latinoamericanos. Comunidad esta última, que tiene mucho que aportar a los cubanos, por contar con años de experiencia, niveles de madurez en ocasiones superiores a los de organizaciones cubanas, y know how de alto valor.

Por último, una vez más merece la pena extender un cordial agradecimiento a CADAL por facilitar la invitación del CEC a este evento regional. Es un ejemplo de cómo organizaciones de la sociedad civil de países latinoamericanos pueden apoyar, estrechar vínculos de colaboración y acompañar a la sociedad civil cubana en su proceso de crecimiento, fortalecimiento y maduración. Este ejemplo ha de servir a otros actores de la región, para que avancen en su interacción con organizaciones de la sociedad civil cubana, de manera tal que las relaciones internacionales entre Latinoamérica y Cuba no solamente crezcan y se potencien a nivel de estados, si no y más importante, a nivel de pueblos, de sociedad civil, a nivel ciudadano. ¡Este es el reto!