Derechos Humanos y
Solidaridad Democrática Internacional

Artículos | Diálogo Latino Cubano

Promoción de la Apertura Política en Cuba

31 de marzo de 2014

La mala Cumbre

Hay preguntas que quedan en el tintero. ¿Por qué CADAL se adelantó en anunciar la cumbre alternativa, sin contar con la parte cubana y desconociendo las particularidades de la represión en la isla? ¿Por qué si ya se había hecho la convocatoria al evento, aun el domingo no se sabía dónde se realizaría? Conociendo las mañas de la dictadura militar, ¿no existía un Plan B?
Por Julio Antonio Aleaga Pesant
Cumbre CELAC Cuba 2014

El canciller del gobierno militar Bruno Rodríguez, en la primera conferencia de prensa sobre la II Reunión cumbre de la CELAC, negó cualquier posibilidad de reunión alternativa, pues en La Habana, dijo, el gobierno y el pueblo eran la misma cosa. Junto con sus palabras, cientos de policías y paramilitares, salieron a las calles a implantar el terror en la ciudad, deteniendo a cientos de mendigos, alcohólicos, menesterosos y sin hogar, amenazando a cientos de personas y confinando a algunas decenas de patriotas en sus casas, en arrestos domiciliarios.

No hablaré de la vergonzosa actitud de los presidentes latinoamericanos, que no les interesa nada el sufrimiento del pueblo de cubano en esta inacabable dictadura, y en claro abandonan la carta democrática interamericana y los “principios” fundadores de la CELAC.  Hace muchos años, se supo que las Cumbres Iberoamericanas eran un fracaso de nacimiento, por incluir a la dictadura insular en sus reuniones, y hoy ya es polvo del camino. Igual pasará a la CELAC. 

Ni abundaré en la oportunista frase de ese “agente de opinión” que desde la Universidad de Denver afirmó: “Nunca antes, desde 1959 a la fecha, La Habana había recibido un espaldarazo regional público tan claro. La presencia de los mandatarios reitera un mensaje de rechazo hemisférico a la política norteamericana contra Cuba”. Pues observar la reunión bajo ese prisma, obvia que hace muchos años, la política norteamericana, favorece el intercambio pueblo a pueblo, y a la internacionalización del tema, más que el “cordón sanitario”. Además, la participación de la mayoría de esos mismos mandatarios en los actos por el 60 aniversario del Asalto al Cuartel Moncada, en julio del 2013, ya indicaba la tendencia. 

Pero tampoco pasaré por alto las burradas del Presidente de Bolivia. Tienen razón los que hablan de la crisis de la política en el surcontinente.  Nada encierra también, ese abismo, como el mandatario del altiplano. Un presidente que respete a sus conciudadanos y su bandera, no debe soportar las imbecilidades del señor Evo Morales. Si los bolivianos lo eligieron es su responsabilidad. Pero sentarse en una mesa con alguien que quiere borrar el derecho romano, entre otras tantas estupideces dichas en La Habana, es querer sentar a Calígula y Nerón entre nosotros. La tolerancia debe tener un límite.

La represión desatada en la isla previa a la reunión en todos los estratos de la sociedad, pero sobre todo en la capital, no es nuevo.  En marzo del 2012 cuando el Papa vino a la isla ya se probaron esos mecanismos represivos y otros más sofisticados como el corte de la telefonía entre los activistas cívicos por la empresa estatal telefónica.       

¿Y la cumbre alternativa?

Una reunión alternativa se organizó por un grupo selecto de militantes prodemocráticos en coordinación con demócratas latinoamericanos.  El II Foro Democrático de Relaciones Internacionales y Derechos Humanos, se realizaría el día 28 en la mañana, y estaba  coordinado entre el Centro para la Apertura y el Desarrollo en América Latina y el Arco Progresista. Ese encuentro no se pudo realizar, pues la detención de Manuel Cuesta y otros patriotas además de las amenazas de detención y las detenciones domiciliarias impidieron la participación de los involucrados.

Para el periodista y bloguero Reinaldo Escobar, la responsabilidad sobre la frustración del encuentro de intelectuales y activistas cívicos, recae sobre el gobierno militar y su policía de seguridad del estado. La represiva detuvo a algunos de los participantes, impuso arresto domiciliario, y amenazó a otros. Manuel Cuesta, coordinador de la iniciativa fue arrestado durante cuatro días y está encausado por “difundir noticias que afectan a la paz internacional”, mientras que Gabriel Salvia, Director de CADAL, fue deportado desde el aeropuerto José Martí hacia centroamérica.  

No obstante, hay preguntas que quedan en el tintero.  ¿Por qué CADAL se adelantó en anunciar la cumbre alternativa, sin contar con la parte cubana y desconociendo las particularidades de la represión en la isla?  ¿Por qué si ya se había hecho la convocatoria al evento, aun el domingo no se sabía dónde se realizaría? Conociendo las mañas de la dictadura militar, ¿no existía un Plan B?  Teniendo más comunicación entre ellos en el exterior, ¿Por qué CADAL, como todo parece indicar, no contó con el proyecto Solidaridad Democrática Latinoamericana (SDL), que en un encuentro previo también había previsto convocar a una cumbre alternativa? Confiados en que tenían control del escenario, Etecsa (Empresa de Telecomunicaciones de Cuba) no cortó las comunicaciones (aunque si jaqueó algunas cuentas de twiter). ¿Se pudo aprovechar esa oportunidad? ¿Por qué uno de los más importantes promotores de la reunión en el exterior, cuando llega el momento sale de Cuba? ¿Dónde estaban los miles de partidarios que ciertas personalidades dicen tener capacidad de movilizar? ¿Cuándo estará lista la maquinaria prodemocrática?