Derechos Humanos y
Solidaridad Democrática Internacional

Artículos

Promoción de la Apertura Política en Cuba

3 de septiembre de 2008

Gorki libre: Ahora, ¿quién lo para?

La dictadura cubana se quedó tambien en esto: en registrar cómo las noticias corren, llegan a la opinión pública y ponen presión sobre el poder. El arresto de Gorki causó un efecto sísmico en la web y la blogosfera y de ahí paso a las tapas de los diarios formadores de opinión. Gorki es directo, brutal y potencialmente masivo. Ahora, ¿quién lo para?
Por Pablo Díaz de Brito
@pablodb1

¿Gorki quién? preguntamos varios cuando llegó la noticia. Ni idea teníamos de la existencia del grupo punk cubano Porno para Ricardo y de Gorki Aguila. Ocurre que los tipos tienen unos huevos de aquellos: desde un departamentito sovietico de La Habana le acaban de ganar una pulseada a la dictadura castrista, a los matones y servilletas de la Seguridad del Estado, al coma-andante, como llaman al dictador Fidel Castro, a quien también llaman hijo de puta sin que les tiemble un pelo. Así lo llamó Gorki el martes, cuando ya tenía la notificación policial en la mano y sabía lo que se le venía encima.

Gorki Aguila - Foto Diario El Pais (España)

El episodio evidencia la desactualización trágica del régimen hasta para reprimir: tuvieron que soltarlo a Gorki y sacarle los cargos de "peligrosidad social predelictiva" (me gustaría que un penalista de izquierda defienda esta figura, de veras). Es que la dictadura se quedó tambien en esto: en registrar cómo las noticias corren, llegan a la opinión pública y ponen presión sobre el poder. El arresto de Gorki causó un efecto sísmico en la web y la blogosfera y de ahí paso a las tapas de los diarios formadores de opinión.

Cuando vieron la noticia en el diario El País, los burócratas castristas se dieron cuenta de que habían metido la pata, que estaban ante un nuevo caso Yoani, o sea, ante una figura que se les ha vuelto intocable, pese a las ganas enormes que tienen de agarrarla de los pelos y tirarla en una celda oscura. Pero un nuevo y ulterior problema para el régimen es que se irá haciendo un efecto cadena: ¡cuántos chicos estarán hoy tomando a Gorki de modelo en las calles de La Habana!

Y el caso de Gorki es más preocupante que el de Yoani. Digámoslo claro: Yoani es para la gente ilustrada, escribe espléndido. En cambio Gorki es directo, brutal y potencialmente masivo. El pibe es un sacado. Ahora, ¿quién lo para? ¡Prepárense para el próximo y exitoso disco de Porno para Ricardo, amigos de la "Revolución" y del dictador senil coma-andante! Les acaba de salir un grano en el traste de esos que duelen de veras.