Derechos Humanos y
Solidaridad Democrática Internacional

Artículos

Monitoreo de la gobernabilidad democrática

7 de diciembre de 2010

WikiLeaks: hazaña fácil contra una democracia

Un funcionario de bajo nivel iraní jamás filtraría nada a Wikileaks porque sabe que el régimen lo asesinaría y torturaría a su familia, o que un funcionario ruso sabe que siempre puede evitar la publicación de un comentario inconveniente, simplemente censurando a los diarios.
Por Pablo Díaz de Brito
@pablodb1

Ráfaga de data de WikiLeaks. Previsible: Telesur y toda la horda mediática latam-zurdezca se le tira a la yugular al "imperio". Los cables publicados tienen deliciosos apuntes sobre Putin, Sarkozy, Berlusconi, Mugabe. Resuenan los cócteles de embajada en esas líneas confidenciales. Ningún profesional de la diplomacia se habrá escandalizado al ver publicado lo mismo que él escribe a diario a su Cancillería. Cierto es que lo de la ONU y Paraguay, por ejemplo, ya suena a espionaje. Pero en todos los cuerpos diplomáticos hay espías, y de los de verdad.

Con un furor americano que comparto plenamente, Anne Applebaum, una columnista del Washington Post, critica el doble standard que está detrás de esta gran operación mediática. Después de ironizar sobre lo horrorizados que estarán los italianos por los comentarios sobre Berlusconi, o los rusos por lo dicho de Putin, la columnista señala que desde ahora será muy difícil que un embajador envíe su sincera opinión vía cable y que todo se hará más secreto.

Pero Appelbaum da en el núcleo de este caso al final de su texto, cuando señala que un funcionario de bajo nivel iraní jamás filtraría nada a Wikileaks porque sabe que el régimen lo asesinaría y torturaría a su familia, o que un funcionario ruso sabe que siempre puede evitar la publicación de un comentario inconveniente, simplemente censurando a los diarios. Es más fácil para el soberbio de Julian Assange filtrar noticias inconvenientes de una potencia democrática como los Estados Unidos. Realmente matadora la imagen del director del diario El País de España mostrando, satisfecho, la tapa. Imitación simiesca, colonial, del periodismo anglo. Sólo le faltó el cartelito: "ven, somos españoles pero estamos al mismo nivel del New York Times y The Guardian".

El caso es que en Estados Unidos el funcionario que filtra no corre riesgos serios y va a vivir su vejez tranquila (así dice Appelbaum, pero yo no estoy tan seguro). Pero el caso planteado por ella igual se sostiene. Es fácil jugar el juego de Assange contra una democracia. Contra un general chino sería un poquito diferente, ¿no? A lo mejor a Assange se le borraría la sonrisita si supiera que los servicios rusos, por ejemplo, lo siguen para, lógicamente, torturarlo durante horas y luego ejecutarlo y desaparecerlo en un horno.

Pero eso no importa. Ahí está toda la progresía jugando a su juego favorito, el tiro al blanco contra los odiados yankis,  quienes tienen que poner la cara mientras ven cómo se les filtran cables confidenciales solamente por ser una verdadera democracia. Punto que Telesur, Prensa Latina y Página 12 evitan reconocer con esa hipocresía consumada de la izquierda criolla, tan apta para encontrarle siempre la mugre a una democracia ejemplar y a la vez siempre tan servil para levantar loas a dictaduras horribles como Cuba y Venezuela.

Pablo Díaz de Brito es periodista y analista de CADAL.

 

Pablo Díaz de Brito
Pablo Díaz de Brito
Twitter: @pablodb1
 
 
 
 
Más artículos sobre el proyecto Monitoreo de la gobernabilidad democrática
 
Últimos videos