Derechos Humanos y
Solidaridad Democrática Internacional

Artículos

1ro de octubre de 2014

Don´t cry for me the world

(7 Miradas) ¿A quién favorece una crisis? A Massa y a Macri, porque son las 2 grandes opciones opositoras por el momento. Más adelante y en caliente el electorado podrá sacar más conclusiones sobre si vale más el tándem Melconian-Frigerio-Sturzenegger o Lavagna-Delgado-Peirano-Pignanelli-Redrado.
Por Carlos Fara
@carlosfara

(7 Miradas) Esa fue la frase que usó la presidenta en el alegato en la Asamblea General de la ONU para atacar los fondos buitres. Ya analizamos unas semanas atrás en esta columna que la “malvinización” del conflicto en los holdouts no tenía real rédito político. Pero el gobierno insiste. ¿Por qué? ¿Y si arregla en marzo? ¿Y si no arregla nunca? Vamos a repasar varios parámetros que deben guiar el análisis del escenario:

  • La presidente habla a su núcleo duro (30 – 33 %). CFK no tiene pretensión de seducción de más opinión pública de la que posee a la hora de votar al Frente para la Victoria. Para ella los cambios de los que está convencida no requieren de mayorías en las encuestas. Son avatares de la política.

 

  • Su núcleo duro hoy es el piso del PJ oficial + algunos bolsones ideológicos que están profundamente identificados con el rumbo K. Dicho núcleo no se va a deteriorar por la situación económica, salvo que hay una situación de colapso (modelo ’89 ó 2001). Ese público tampoco siente que tenga una opción a la que volcarse. Por lo tanto, es probable que el oficialismo sea la primera minoría en las PASO de 2015.

 

  • Si no hay arreglo con los holdouts de acá a enero, existe consenso entre los economistas en que la situación se deteriorará. Sin embargo, para el núcleo duro será un capítulo más de la lucha de la presidenta contra lo peor del capitalismo financiero internacional, no un error de estrategia económica.

 

  • SI hay arreglo de acá a enero (cosa de la que están convencidos muchos integrantes del gobierno), la situación objetiva no mejorará de la noche a la mañana, pero sí cambiarán las expectativas, aunque más no sea por efecto wishful thinking. Esto hará que el gobierno probablemente concluya con un mejor balance que el que posee hoy.

 

  • Muchos se preguntan “pero si lo económico siempre es determinante, ¿Por qué el gobierno no cae más en imagen positiva?” (en nuestra medición nacional post default tiene un 44 % de aprobación). Esto es un punto clave: para el voto duro (de cualquier partido) el desempeño afecta poco su nivel de adhesión. Por eso es duro: pase lo que pase ahí estará. Como cantan Los Auténticos Decadentes “siempre yo te sigo a todas partes, a veces yo no puedo pero quiero, agradezco, la alegra que me das”.

 

  • Si se precipita una crisis ¿a quién perjudica? En primer lugar al candidato del Frente para la Victoria, sea quien sea. En segundo lugar a UNEN, porque la mayoría no lo percibe con suficiente vocación de poder para manejar una crisis.

¿A quién favorece una crisis? A Massa y a Macri, porque son las 2 grandes opciones opositoras por el momento. Más adelante y en caliente el electorado podrá sacar más conclusiones sobre si vale más el tándem Melconian-Frigerio-Sturzenegger o Lavagna-Delgado-Peirano-Pignanelli-Redrado.

Las grandes coordenadas del juego de poder ya están sobre la mesa. Hagan sus apuestas señores.

Fuente: 7 Miradas (Buenos Aires, Argentina)