Derechos Humanos y
Solidaridad Democrática Internacional

Artículos

26 de noviembre de 2014

El pulso de la dosis exacta

(7 Miradas) Que la mayoría de la sociedad mute de preferir cambio a desear continuidad es poco probable. Por lo tanto, lo que se debe monitorear es cuál es la dosis de cambio que demanda. Si esto es así, ¿el próximo presidente empieza con “M” y sigue con “a”? El resto está por verse.
Por Carlos Fara
@carlosfara

(7 Miradas) Futuro Presidente: empieza con M y sigue con A

Venimos escribiendo con frecuencia sobre el tipo de cambio que buscan los argentinos, dado que es una de las 2 variables de opinión pública más importantes que se deben considerar. La otra es el perfil que se demanda al próximo presidente (un kirchnerista, un peronista no kirchnerista, o alguien que no sea ninguna de las 2 cosas). La cuestión económica marcha por otro lado (eso será motivo de otro artículo).

De agosto a esta parte continúa habiendo un 33/34% que quiere continuidad contra un 65% que demanda algún tipo de cambio. Sobre este indicador no hay novedad, pese a todos los acontecimientos políticos y económicos que se han sucedido en 90 días.

La importante es lo siguiente:

  • Los que quieren que el próximo presidente haga lo mismo que CFK no ha variado (7/8% );
  • los que quieren continuidad con algunos cambios tampoco se ha movido (26/ 27%);
  • los que desean mantener algunas cosas pero cambiar la mayoría crecieron de 38 al 44%; y
  • los que quieren que se haga algo totalmente distinto a CFK bajaron del 28 al 21%.

En suma: el cambio moderado ganó espacio a expensas del cambio profundo.

¿Qué candidato representa mejor cada cosa?

  • El 67% de los que quieren que se haga lo mismo que CFK votarían a Scioli y el 18% a Massa.
  • Los que quieren continuidad con cambios votarían 52% a Scioli y 22% a Massa.
  • Los que quieren cambio moderado votan 36% a Massa, 24% a Macri, 14% a Scioli y solo 8% a Binner (como candidato de UNEN).
  • Por último, los que desean un cambio profundo se inclinan por Macri (32%), Massa (25%) y Binner (12%).

Moralejas: Scioli es el candidato de la continuidad. Macri es sobre todo el candidato del cambio profundo. Massa es un híbrido multiforme que le permite expresar a la diversidad argentina hasta acá. Binner / UNEN están desdibujados.

Que la mayoría de la sociedad mute de preferir cambio a desear continuidad es poco probable. Por lo tanto, lo que se debe monitorear es cuál es la dosis de cambio que demanda. Si esto es así, ¿el próximo presidente empieza con “M” y sigue con “a”? El resto está por verse.

Más allá de eso, una curiosidad: parece que por primera vez desde el ´83 habrá un presidente de apellido italiano.