Derechos Humanos y
Solidaridad Democrática Internacional

Artículos

5 de febrero de 2015

QEPD

(7 Miradas) La muerte de Nisman no le hace perder capital al kirchnerismo, pero lo alambra dando paso a una discusión sobre cuál es el opositor que mejor expresa el tipo de cambio que demanda la mayoría.
Por Carlos Fara
@carlosfara

(7 Miradas) Nisman ha muerto pero sigue vivo. Sigue convulsionando conciencias y generando debates políticos. Finalmente, ¿qué impacto tuvo su muerte sobre la opinión pública y el escenario electoral a nivel nacional?

  • El 53 % cree que las denuncias de Nisman son mayormente ciertas, el 18 % las ve como mentiras y el 29 % restante no tiene opinión formada.
  • Dos tercios creen que su muerte se produjo por homicidio o suicidio instigado. Solo un 12 % cree en el simple suicidio y el 21 % no sabe.
  • El 56 % no tiene una opinión formada sobre quién es el responsable de la muerte (no se dieron opciones a los encuestados, de modo que respondieron de manera espontánea). El 31 % relaciona el gobierno / CFK / SIDE. El 13 % restante da respuestas varias.
  • Finalmente el 62 % no cree que se vaya a condenar a los culpables por la muerte.

El impacto es mayor en los hombres, los niveles socio económicos medio y alto, y en la zona metropolitana Buenos Aires (AMBA), lo que era de esperar.

Respecto al nivel de aprobación de la gestión presidencial, comparado con fines de noviembre, solo se detecta una baja de 3 puntos (dentro de los márgenes de error). La baja más sensible se detecta en la zona AMBA, ya que donde estaba mejor lo sigue estando (poblaciones inferiores a los 100.000 habitantes), y donde peor estaba tampoco se movió la aguja (grandes centros urbanos, excluido AMBA).

La situación electoral tampoco se mueve. Cuando se mide con una lista de los 5 candidatos más probables (Massa, Scioli, Macri, Binner o Cobos, y Altamira) sigue existiendo un empate técnico de primer lugar entre Massa y Scioli (28 %), y con Macri en tercer lugar 5 puntos por detrás. Y en cuanto a escenarios de balotaje, Massa sigue siendo el único que le gana a los otros 2.

Esto significa que el electorado oficialista está relativamente blindado: parece difícil que pierda votos en estas circunstancias. Los discursos presidenciales no hacen más que nutrir de sentido a ese núcleo duro.

Sin embargo, al mismo tiempo que eso le pone piso, le pone techo. Los dos tercios que prefieren el cambio no se reducen. 

Es decir, la muerte de Nisman no le hace perder capital al kirchnerismo, pero lo alambra dando paso a una discusión sobre cuál es el opositor que mejor expresa el tipo de cambio que demanda la mayoría.

¿El fallecimiento favoreció más a algún opositor? Tampoco. Macri apenas le ha sacado un par de puntos a UNEN, que se sigue desdibujando.

Escenario complejo -como dice el tema de Divididos- “cuando la mentira es la verdad”.

Fuente: 7 Miradas (Buenos Aires, Argentina)

Carlos Fara
Carlos Fara
Presidente de Carlos Fara & Asociados desde 1991. Lleva más de 30 años dedicados a la consultoría política. Se especializa en Opinión Pública, Campañas Electorales y Comunicación de Gobierno. Ha recibido varios premios: entre ellos, el Premio Aristóteles a la Excelencia 2010 en el Dream Team del año, que se compone por los diez mejores consultores a nivel mundial en materia de campañas políticas. Ha participado en más de 160 campañas electorales en Argentina y Latinoamérica. Es ex presidente de la Asociación Latinoamericana de Consultores Políticos (ALaCoP), y fue el primer presidente de la Asociación Argentina de Consultores Políticos (AsACoP). Fue miembro del board de la International Association of Political Consultants (IAPC). Autor del primer libro en español dedicado íntegramente a la profesión, “¿Cómo ser un consultor político?”, que recibió el Premio de ALaCoP al Mejor Libro 2018.
Twitter: @carlosfara
 
 
 
Más artículos del autor
 
Más artículos sobre el proyecto
 
Últimos videos