Mapa del sitio  Seguinos en Facebook  Seguinos en Twitter  Seguinos en Instagram  Seguinos en Youtube  English version
Entrevistas
«Colombia se volvió un país autónomo»
7 de junio de 2006
«Creo que Colombia es un caso muy particular. Porque es un país que hace 50 años está viviendo una guerra interna».

Lo mejor de la entrevista a Jorge Elías sobre las elecciones presidenciales Colombia, realizada el miércoles 31 de mayo de 2006 en el programa radial "Apertura Latinoamericana"

"Creo que nos encantan los paradigmas. Nos encanta agrupar a distintos presidentes o países en una tendencia y decir 'tal país se vuelca a la derecha, tal país a la izquierda'. Y por ejemplo, creo que Colombia es un caso muy particular. Porque es un país que hace 50 años está viviendo una guerra interna. Además, al ver que sus vecinos no le prestaron atención a esa guerra (y hasta en algunos casos la fomentaron) Colombia se volvió un país autónomo. Es, por ejemplo, el único país de América del Sur que ha enviado tropas a Irak. Así que yo lo tomaría como un caso particular, más allá que hay en América latina una tendencia al descontento social.

"Ya no me cierran los ejes de izquierda o derecha. Porque yo no podría encasillar hoy a Michelle Bachelet en una izquierda socialista (quizá sí en una izquierda moderna parecida a la de Zapatero en España, que hablan de una economía pujante, digna más de una 'derecha' que de una izquierda redistribucionistas como la vimos sobre todo en la época del Estado de Bienestar)."

"La impronta de Colombia se ve en dos puntos: uno es que dentro de la Comunidad Andina de Naciones, de la cual se fue Chávez para adherir al Mercosur, hay un país que está adhiriendo al tratado de libre comercio con Estados Unidos y que por lo tanto está quebrando la presunta o virtual hegemonía que quiere conseguir Chávez con su revolución bolivariana for export, con su primera sucursal en Bolivia."

"Por otro lado, en la impronta de Colombia es que está ganando un candidato que representa fielmente al latinoamericano, porque más allá de que Uribe es un demócrata, no deja de ser un caudillo, no deja de ser en ciertos aspectos intolerante y no dejó de reformar la constitución para conseguir su segundo mandato. Se lo podría asociar con Menem en esto de que 'el estado soy yo, soy imprescindible y por eso tengo que seguir yo en el cargo'. Lo cual es muy latinoamericano. Y esto te pinta un panorama muy particular de un país muy particular como decía al principio".