Derechos Humanos y
Solidaridad Democrática Internacional

Artículos

Observatorio de Relaciones Internacionales y Derechos Humanos

14 de junio de 2020

Haití, un país que se hunde

Creado en la primer década del 2000, el Índice de Transformación Bertelsmann (BTI) analiza el desempeño de más de 130 países en todo el mundo sobre la base de tres indicadores clave que son el Estado de la democracia, la Economía y la Gobernanza. Haití, uno de los países más pobres e inestables del Caribe, entre 2006 y 2020 acumuló un promedio de 3,66 combinando estos tres indicadores. El país tiende a disminuir en el BTI y desde 2010 a 2020, Haití solo va hacia atrás.
Por Yvenique Bathard
@yvenique
Haití, un país que se hunde

Después de la destitución del presidente Jean Bertrand Aristide en febrero de 2004, se organizaron elecciones en febrero de 2006. Esta votación llevó al poder a René García Préval del partido Lespwa con el 51,15% en la primera vuelta, a pesar de varios casos de irregularidades en torno al proceso (apertura tardía de los colegios electorales, demora en la distribución de las papeletas de votación, personal insuficiente en los colegios electorales, muerte de 4 personas el día de las elecciones debido a los amontonamientos, descubierto en un vertedero de bolsas llenas de papeletas ya llenas...).

La presidencia de René García Préval en comparación con los demás ha visto muy poca oposición política. Durante su presidencia nombró a cinco jefes de gobierno y tres de ellos fueron aprobados por el parlamento: Jacques Edouard Alexis (junio de 2006 a abril de 2008), Michèle Duvivier Pierre Louis (septiembre de 2008 a noviembre de 2009) y Jean Max Bellerive (noviembre de 2009 - mayo de 2011). Cabe señalar que el puntaje promedio alcanzado por Haití para los índices de BTI de 2006 a 2010 fue el más alto en los últimos 16 años (2006-2020) 4,26, a pesar de ser negativo.

Durante el mandato de Preval, con el objetivo de relanzar el país, Haití se unió al acuerdo de Petrocaribe[1] en mayo de 2006.  Sin embargo, a principios de abril de 2008, el país experimentó una crisis sin precedentes llamada "Disturbios del hambre" debido al alto costo de las necesidades básicas, incluido el arroz, que aumentó en un 50%. Estos disturbios provocaron la destitución del primer ministro Jacques Edouard Alexis por el Senado el 12 de abril. Para remediar la situación, el Presidente Préval anunció que el precio por 23 kg de arroz se reduciría de 51 a 41 dólares y también se subvencionaría gracias a la ayuda internacional y que el sector privado estaba listo para hacer una reducción de 3 dólares.

El 12 de enero de 2010, Haití fue golpeado por un terremoto, que destruyó parte de la capital, incluidos muchos edificios gubernamentales, entre ellos el Palacio Nacional, causando la muerte de más de 300,000 personas y convirtiendo a casi 1,3 millones en personas sin hogar.

Michel Joseph Martelly sucedió a René García Préval prometiendo reformas en el país para mejorar las condiciones del pueblo. Martelly ganó las elecciones 2010-2011 en la segunda ronda con su partido Repons Peyizan contra Mirlande Manigat. Michel Joseph Martelly ocupó el segundo puesto en la primera vuelta de las elecciones casi empatado con Jude Celestin, candidato de la derecha. Sin embargo, la Organización de Estados Americanos (OEA) lo reconoció como ganador en la segunda ronda después de sospechas de fraude e irregularidades por parte de la derecha.

Al asumir el cargo, comenzó a enfrentar oposición en el parlamento. Es solo después de 2 designaciones que logra que Garry Conille sea ratificado como jefe de su gobierno, el 18 de octubre de 2011. Cinco meses después de su nombramiento, Garry Conille renuncia y es reemplazado por Laurent Salvador Lamothe el 14 de mayo de 2012, quien renunciará a su vez el 14 de diciembre de 2014. Evans Paul sucederá a este último. Los índices de buena gobernanza para el período 2012-2016 revelan un puntaje de 3,44, una disminución de 0,59 en comparación con el mandato de René Préval, señalando la inestabilidad que prevaleció en el país.

Acusado de corrupción entre abril y marzo en el caso Felix Bautista[2], Michel Joseph Martelly niega las acusaciones en su contra. Sin embargo, en noviembre de 2013 estallaron protestas contra el gobierno debido a la corrupción y el costo de la vida. A pesar de las promesas hechas por Michel Martelly, la situación económica siguió siendo catastrófica y retrocedió en comparación con años anteriores. Pasó de un promedio de 3,61 entre 2006 y 2010 a caer a 3,19 entre 2012 y 2016.

Incapaces de llegar a un acuerdo con los senadores de la oposición con respecto a la ley electoral, las elecciones senatoriales de mitad de período que deberían haber tenido lugar en mayo de 2012 se pospusieron para el 26 de octubre de 2014. Este aplazamiento de las elecciones ocasionó meses de protestas con las principales demandas de la renuncia de Michel Joseph Martelly. El 13 de enero de 2015, el parlamento se disolvió tras el vencimiento de su mandato y las nuevas manifestaciones continuaron exigiendo la partida de Martelly. Llegó a un acuerdo con la oposición para formar un gobierno de consenso, y organizar las elecciones para el parlamento y la presidencia.

Durante la primera vuelta de las elecciones presidenciales, el 25 de octubre de 2015, Jovenel Moïse, el candidato oficialista, ganó con el 32,76% de los votos, frente al 25,29% de Jude Célestin. Desafiando estos resultados, Jude Celestin llama al proceso electoral "farsa ridícula". Inicialmente programada para el 27 de diciembre, la segunda vuelta de las elecciones presidenciales y legislativas se pospuso sin ninguna nueva fecha prevista. Michel Joseph Martelly dejó el poder el 7 de febrero de 2016 para encontrar un acuerdo a la crisis con las dos cámaras que prevean la elección de un presidente de transición por la Asamblea Nacional.

Así, Jocelerme Privert, Presidente del Senado, fue elegido por el Senado para la presidencia provisional de Haití el 14 de febrero de 2016 para organizar elecciones generales dentro de los 120 días.

Después de un acuerdo con el parlamento, nombró a Ennex Jean Charles para el cargo de primer ministro el 22 de marzo de 2016. En abril, la segunda vuelta de las elecciones presidenciales se informó nuevamente y sin nueva fecha. El 6 de junio, el Consejo Electoral Provisional cancela oficialmente los resultados presidenciales, lo que provoca una nueva votación. El 14 de junio, el parlamento verifica el final del período presidencial de Privert de 120 días, sin embargo, permanecerá en el cargo hasta el 7 de febrero de 2017 a pesar del llamado a abandonarlo lanzado por la Entente Democrática, la coalición de oposición del ex primer ministro Evans Paul.

Programadas para el 5 de octubre de 2016, las elecciones se pospusieron una vez más hasta el 20 de noviembre tras el paso del huracán Matthew que causó más de $ 2 mil millones en daños en el sur del país.

Finalmente tuvieron lugar las elecciones. Jovenel Moise triunfó en primera vuelta con una mayoría absoluta del 55,67% de los votos, por delante de Jude Célestin (19,52%), Jean-Charles Moïse (11,04%) y Maryse Narcisse (8.99%). Con una tasa de participación del 21%, el nuevo presidente no es muy popular. Este resultado finalizó un largo proceso electoral iniciado en octubre de 2015, que paralizó la vida política de Haití.

El 21 de marzo de 2017, se instaló un nuevo gobierno encabezado por JacK Guy Lafontant. Durante su mandato, se enfrentó a varias protestas (manifestaciones de miles de personas tras una apelación de la oposición que criticaba la publicación del presupuesto nacional, situación de violencia luego de un intento de su gobierno de aumentar los precios del combustible). El 14 de julio de 2018, Jack Guy Lafontant renunció a su cargo.

Aproximadamente un mes después de su renuncia, el 17 de septiembre de 2018, fue reemplazado por Jean Henry Céant. El año 2019 verá el deterioro de las condiciones de vida de la población con la depreciación de la Gourdes[3], mientras que en su campaña el presidente había prometido devolver la comida a las familias haitianas. La popularidad del presidente electo continúa disminuyendo, se organizan manifestaciones en todo el país para pedir su renuncia y el reclamo del disfrute de los derechos civiles, económicos, políticos y sociales. Además, los nombres de las compañías del presidente se anotan en el informe del Tribunal de Cuentas y el Contencioso Administrativo en el caso de malversación de fondos de Petrocaribe.

El 21 de marzo de 2019, Jean Michel Lapin fue nombrado primer ministro interino, reemplazando a Jean Henry Céant, quien fue destituido por una moción de censura. Al no haber aprobado su equipo de gobierno, renunció el 22 de julio. Fritz-William Michel es nombrado para sucederlo. Formó su gobierno, conjunto, el 25 de julio. El 4 de septiembre obtuvo la confianza de la Cámara de Diputados por 76 votos a favor y tres abstenciones. Sin embargo, no ha sido ratificado por la Cámara de los Senadores. Mientras tanto, de septiembre a noviembre de 2019, las manifestaciones continúan en las calles para reclamar la salida del presidente. Casi 17 personas murieron y otras 200 resultaron heridas, según un informe de la Red Nacional de Defensa de los Derechos Humanos (RNDDH) para el período.

El 13 de enero de 2020 marca el final del mandato de la Cámara de Diputados y dos tercios de los senadores, lo que hace que el Parlamento no funcione. Al no haber aprobado el Parlamento la ley electoral antes de su partida, el presidente gobierna por decreto.

De 2006 a 2020, Haití vio su situación económica deteriorarse. Como lo demuestra la depreciación de la moneda nacional frente a los dólares, si en 2006 fue de 39,48 gourdes por 1 dólar, en 2020 se necesitan más de 110 gourdes. Al mismo tiempo, el producto interno bruto pasó de 2,2 en 2006 a 1,5 en 2018. En 2006, el 56% de la población vivía en la línea de pobreza, mientras que en 2019 el 58,5%. La inflación pasó de una tasa del 10,3% en 2006 al 20,3% en 2019. Esta información confirma el puntaje BTI que muestra que la economía haitiana en 2006 fue 3,21 y en 2020 de 2,96.El puntaje promedio para el período 2006-2020 es 3.28, lo que sugiere que las decisiones tomadas en los últimos catorce años para reformar el país no han producido los resultados esperados.

En términos de gobernanza, se han obtenido muy pocos logros. Cada elección vio la creación de nuevos partidos políticos y engendró su propia crisis. Además, cada elección requiere una decisión internacional para averiguar quién tiene más probabilidades de convertirse en presidente. Si René García Préval ha logrado mantener un cierto equilibrio con sus oponentes, Michel Joseph Martelly y Jovenel Moise han operado con repetidas crisis políticas, revelando las diferentes manifestaciones que requieren su partida. Además, la libertad de prensa sigue siendo sombría (intimidación y ataques durante manifestaciones, bajos ingresos en el sector, colusión de ciertos medios con el partido gobernante, etc.). Al menos 3 periodistas fueron víctimas durante el gobierno de Jovenel Moise: un fotógrafo, Vladjimir Legagneur ha estado desaparecido desde el 14 de marzo de 2018 mientras iba a hacer un informe en el distrito de Martissant. El periodista de Radio Sans Fin (RSF) Rospide Pétion resultó muerto a tiros el 10 de junio de 2019 y Nehémie Joseph de Radio Panic FM fue encontrado muerto en la cajuela de su automóvil.

Desempeño de Haiti en el BTI 2006-2020

El puntaje de BTI para la buena gobernanza aumentó de 2.85 en 2006 a 3,34 en 2020, lo que muestra una cierta evolución en la gestión a pesar de todos los esfuerzos que aún deben hacerse. El puntaje promedio para 2006-2020 es de 3,28.

El desempeño democrático de Haití aumentó de 3,35 en 2006 a 4,22 en 2020. El promedio del desempeño democrático de Haití entre 2006-2020 es de 3,64.

Definitivamente, debe tenerse en cuenta que Haití no retuvo ningún puntaje positivo en el BTI entre 2006 y 2020. El país tiende a disminuir. De 2010 a 2020, Haití solo va hacia atrás. La clase política con pocas visiones no puede unirse para sacar al país de este subdesarrollo crónico.

 


 

[1] La Alianza Petrocaribe establecida por el ex presidente venezolano Hugo Chávez a principios de la década de 2000 permite a los países signatarios obtener de Venezuela petróleo en condiciones preferenciales.

[2] Michel Joseph Martelly supuestamente aceptó $ 2.6 millones en sobornos después del terremoto y durante su campaña para las elecciones presidenciales de 2010, para garantizar que una empresa de construcción de la República Dominicana continuara recibiendo contratos bajo su presidencia.

[3] Moneda nacional