Derechos Humanos y
Solidaridad Democrática Internacional

Artículos

Observatorio de Relaciones Internacionales y Derechos Humanos

14 de febrero de 2011

¿La familia Mubarak se “quedaba” con el 1% del PIB del país?

A consecuencia de la revuelta en Egipto han salido a la luz noticias que su ahora ex presidente Mubarak sería mucho más rico que los tres empresarios que lideran el ranking de la revista Forbes.
Por Pablo E. Guido

Según la revista Forbes, que publica habitualmente la lista de personas más ricas del planeta, los más adinerados del mundo serían Carlos Slim (53.500 millones de dólares), Bill Gates (53 mil millones) y, en tercer lugar, Warren Buffett (47 mil millones). Pero parece que no es esta la realidad. A consecuencia de la revuelta en Egipto han salido a la luz noticias que su ahora ex presidente Mubarak sería mucho más rico que aquellos tres empresarios.

En efecto, el heredero de los faraones tendría entre 40 y 70 mil millones de dólares en su patrimonio. Mubarak estuvo en el gobierno 30 años, unos 10.700 días. El PIB per cápita egipcio es de unos 215 dólares mensuales. Supongamos que el ex presidente recibía, dada la responsabilidad del cargo y las tareas que tenía que realizar, lo mismo que cobra el presidente de los Estados Unidos, unos 400.000 dólares. Considerando una inflación en dólares del 3% anual, el primer año como presidente (1981) habría cobrado unos 170 mil dólares (el equivalente a 400 mil dólares hoy).

Supongamos que todos los gastos para vivir se los pagaba el Estado egipcio, con lo cual habría ahorrado el 100% de su salario. Y supongamos, que dicho ahorro rindiera un 5% anual en un plazo fijo. Al día de hoy Mubarak hubiera acumulado en su cuenta unos 16 millones de dólares. Es decir, el 0,04% de su patrimonio actual en caso que fuera de 40 mil millones de dólares.

Está claro que hubo un ingreso “adicional” por parte del presidente en todos estos 30 años. Solo es posible llegar a un patrimonio de 40 mil millones de dólares, con un rendimiento anual del 5%, si en el primer año de presidencia de Mubarak (1981) ese ingreso “adicional” (o como se lo quiera llamar) hubiera sido de 400 millones de dólares y se hubiera ido ajustando también un 3% al año. O, para ponerlo de otra manera, para alcanzar los 40 mil millones de dólares a lo largo de 30 años Mubarak tuvo que haber ahorrado un monto cercano a los 20 mil millones, con un rendimiento anual del 5% anual y un ajuste anual en ese “ingreso adicional” del 3% (el primer año ahorró 400 millones, el segundo año 412 millones, el tercero 424 millones y así sucesivamente).

O Mubarak hizo “horas extras” en sus labores como presidente o se aprovechó de un sistema tan corrupto que le permitiera “amasar” esa enorme fortuna. Al respecto, Egipto tiene un score en el índice de percepción de corrupción de 3,1 puntos y está en el puesto 98 de 178 países que fueron evaluados.

Si combinamos 30 años en el gobierno con índices de corrupción elevados no es sorpresa el enriquecimiento de la familia Mubarak. Lo que sí sorprende es el tamaño del patrimonio. La proporción del “ingreso adicional” de Mubarak y el PIB de Egipto en 2010, según cálculos propios, fue del 0,50%. Si dividimos la producción anual de Egipto por 200, el número resultante es el monto que se “apropió” Mubarak el año pasado. Repitan eso durante 30 años. El resultado nos lleva a los 40 mil millones de dólares. Si el cálculo se hace con el supuesto de los 70 mil millones de dólares de patrimonio que se comenta podría ser el máximo acumulado, entonces hablamos que, aproximadamente, anualmente la familia Mubarak se quedaba con el 1% del PIB del país.

Pablo E. Guido es analista del Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL).