Derechos Humanos y
Solidaridad Democrática Internacional

INTEGRANTES

Carlos Lauría
Carlos Lauría
Consultor en Proyectos Globales
Periodista y experto internacional sobre libertad de prensa. Desde septiembre desde 2017 hasta noviembre de 2021, encabezó el área de libertad de expresión del programa de periodismo independiente de la Fundación Open Society, liderando actividades globales sobre seguridad y protección de periodistas. Previamente, durante 15 años, se desempeñó como director de programas regionales y responsable del programa de las Americas del Comité para la Protección de Periodistas (CPJ, por sus siglas en ingles). En el CPJ lideró campañas para combatir la censura, luchar contra la impunidad y asistir a periodistas bajo amenaza. Es autor de numerosos informes y artículos sobre el estado de la libertad de prensa en el mundo. Fue convocado para brindar testimonio como experto en audiencias ante el congreso estadounidense, en conferencias y seminarios internacionales. Comenzó a trabajar como periodista en Buenos Aires en 1986. En 1994 se radicó en Nueva York como corresponsal jefe de la Editorial Perfil. Integró hasta 2020 el jurado de los Premios Maria Moors Cabot, administrados por la Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia. Es graduado en periodismo de la Universidad Católica Argentina.
Publicaciones de Carlos Lauría
Articles | Artículos | Impacto
11-08-2022 | Artículos
El Consultor en Proyectos Globales de CADAL participó en la Sesión extraordinaria de la CAJP sobre lecciones aprendidas e intercambio de buenas prácticas en materia de libertad de reunión pacífica y de asociación, del Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos Comisión de Asuntos Jurídicos y Políticos. Fue el único representante de la sociedad civil en señalar la situación de Cuba. Reclamó por colegas del Movimiento San Isidro (Cuba) y de La Corriente Feminista (Nicaragua), organizaciones integrantes de la Coalición por la Libertad de Asociación.

23-05-2022 | Artículos
Las declaraciones del presidente del Tribunal Supremo Popular no pueden ser más absurdas. No hay nada más alejado de una ley “moderna” que el nuevo código penal cubano, un catálogo arcaico de prohibiciones, castigos severos y limitaciones que le ponen un cepo casi definitivo a la posibilidad de manifestarse, a través de la prensa, el arte, cualquier expresión cultural o política, de forma contraria al punto de vista oficial.

09-02-2012 | Artículos

23-08-2010 | Artículos

04-08-2009 | Artículos
El proyecto responde a la idea del gobierno de Chávez de confrontar "nuevas formas de criminalidad surgidas de los medios". La definición de delitos mediáticos tiene reminiscencias de las leyes arcaicas adoptadas décadas atrás por las dictaduras latinoamericanas e incluso un lenguaje similar al utilizado por la híper restrictiva Ley 88 de Protección de la Independencia Nacional y la Economía de Cuba.


[1]