Derechos Humanos y
Solidaridad Democrática Internacional

Documentos

Instituto Václav Havel

10 de junio de 2013

Los diplomáticos argentinos ante el holocausto durante la Segunda Guerra Mundial

El Cuerpo Diplomático Argentino adoptó, en general, una actitud similar a la tomada por las autoridades. Puede señalarse en un extremo del núcleo de funcionarios a algunos que mostraron a las claras tendencias racistas y de simpatía y apoyo al nazismo, y en el otro a quienes mostraron actitudes críticas sobre el totalitarismo y, en ocasiones, prestaron ayuda y protección a perseguidos por motivos políticos o raciales. En el medio muchos se limitaron a informar o actuar, sin emitir juicios.
Por José R. Sanchís Muñoz
 

El tema, aunque han transcurrido más de seis décadas, sigue siendo objeto de debate, y de posiciones encontradas. Esas controversias fueron particularmente intensas una década atrás. En forma esquemática, y como uno de los elementos condicionantes de las directivas que recibieron, y de las conductas que adoptaron los diplomáticos argentinos, cabe recordar los equipos gobernantes argentinos responsables durante el período de inmediata anteguerra y la guerra, y sus inclinaciones al respecto. Las posiciones gubernamentales apuntadas tuvieron incidencia en la postura oficial en el tema de la aceptación de refugiados y restricciones a la inmigración, que fueron perjudiciales en general para la protección de aquellos que huían de la persecución y el exterminio. Esa postura se expresó en decretos, reglamentos y también en circulares a las representaciones en el exterior. El Cuerpo Diplomático Argentino adoptó, en general, una actitud similar a la tomada por las autoridades. Puede señalarse en un extremo del núcleo de funcionarios a algunos que mostraron a las claras tendencias racistas y de simpatía y apoyo al nazismo, y en el otro a quienes mostraron actitudes críticas sobre el totalitarismo y, en ocasiones, prestaron ayuda y protección a perseguidos por motivos políticos o raciales. En el medio muchos se limitaron a informar o actuar, sin emitir juicios. En la Europa dominada por el autoritarismo y que sufrió de persecuciones y exterminio algunos diplomáticos argentinos salvaron con su conducta la dignidad de su vocación, muchas veces sin que trascendiese su acción. Incluso algunos informes son ejemplares en cuanto a la calidad de su contenido.

El presente Documento Puente Democrático apareció originalmente en COLOQUIO, publicación del Congreso Judío Latinoamericano: http://www.congresojudio.org.ar/uploads/coloquio/138/coloquio_version_descarga.pdf