Derechos Humanos y
Solidaridad Democrática Internacional

Artículos

Observatorio de Relaciones Internacionales y Derechos Humanos

19 de mayo de 2020

Libertad de movimiento después de Covid-19

De todos los controles que la gente de todo el mundo ha aceptado con poca protesta en nombre de la salud pública, la prohibición de movimiento es la más relevante. La combinación de información gubernamental confiable, solidaridad con los desesperados y el uso inteligente de la tecnología sería sin duda una mejora con respecto a los bloqueos masivos que existen en gran parte del mundo.
Por Sybil Rhodes
Libertad de movimiento después de Covid-19

Es una tendencia natural de los ciudadanos ceder las libertades civiles a sus líderes durante una crisis. Esto es cierto en el ámbito de la seguridad (pensemos en los Estados Unidos después del 11 de septiembre de 2001), y también en la salud pública, como estamos viendo en países de todo el mundo, ya que la gente ha aceptado, e incluso exigido, medidas coercitivas, con la esperanza de "aplanar la curva" de Covid-19. 

De todos los controles que la gente de todo el mundo ha aceptado con poca protesta en nombre de la salud pública, la prohibición de movimiento es la más relevante. La libertad de movimiento es una de las libertades más elementales, ya que sin ella no podemos hacer nada que sea público, político, económico o social. Es insalubre y antinatural que los seres humanos estén confinados en espacios pequeños durante demasiado tiempo. Incluso en ausencia de razones políticas, económicas o sociales para ir a otro lugar, todavía tenemos que movernos. Como plantea Paul Theroux en El Tao del viajero, "el deseo de viajar me parece característicamente humano".

La Organización Mundial de la Salud (OMS) tiene actualmente mala fama en algunos sectores porque recomendó ir específicamente contra las restricciones a la libertad de movimiento cuando el 30 de enero declaró una emergencia sanitaria mundial. La OMS seguía un consenso en la comunidad de la salud pública de que los chequeos de entrada y salida son preferibles a las prohibiciones de viaje al por mayor. Sin embargo, posteriormente, voces de todo el mundo criticaron la directriz y muchos gobiernos comenzaron a adoptar medidas estrictas.

A lo largo de la historia de la humanidad, en las pandemias la gente ha recurrido a las autoridades para controlar las fronteras. Podemos encontrar ejemplos históricos de murallas, controles de carretera y fortalezas dedicadas a mantener los patógenos fuera de los imperios (por ejemplo, entre el imperio Otomano y el reino de los Habsburgo), ciudades y pueblos. Sin embargo, nuestra actual represión de la movilidad, que es casi mundial, no tiene precedentes en cuanto a su escala. Los gobiernos de todo el mundo han cerrado las fronteras, han impuesto toques de queda, han detenido a los viajeros y han bloqueado de manera flagrante a los inmigrantes, refugiados, estudiantes y empresarios, así como a los turistas. El Acuerdo de Schengen de la Unión Europea, el experimento más avanzado en materia de libertad de circulación internacional, ha sido esencialmente clausurado.

Algunas personas de países desarrollados ricos que suelen gozar de altos niveles de lo que algunos llaman "privilegio de pasaporte" se han sorprendido en ocasiones al encontrarse con medidas fronterizas restrictivas en zonas menos desarrolladas. Los habitantes de estas últimas están acostumbrados desde hace mucho a las estrictas normas que les impiden entrar en zonas de privilegio. Al tiempo de que algunos comentaristas no han mostrado gran empatía con los privilegiados, afirmando que ya era hora de que probaran algo de su propia medicina. Otros han expresado el mismo sentimiento de “merecido castigo” a raíz de un fenómeno similar dentro de las fronteras nacionales, ya que los pueblos pequeños han tratado de evitar que los ricos escapen de la plaga en las ciudades y se retiren a sus segundas casas.

En tiempos normales, las restricciones a la circulación interna son uno de los principales factores que diferencian a las democracias de las dictaduras. El derecho a salir del propio país y el derecho a viajar libremente dentro de éste están codificados en la Declaración Universal de Derechos Humanos y en las constituciones democráticas. Todavía hay una diferencia entre las democracias y las dictaduras, pero es menor de lo que pensábamos. Los controles en China, que han sido alabados por su eficacia, han implicado el confinamiento de personas lejos de sus hogares. Los países de Europa del Este han suspendido la entrega de pasaportes a sus ciudadanos. En Italia y España, un bajo porcentaje de personas dijo a los encuestadores que les preocupaba la prohibición de viajar al por mayor. La gente en los Estados Unidos parecía igualmente despreocupada por la suspensión de las libertades constitucionales.

La mejor explicación de esta aceptación probablemente esté enraizada en el deseo de proteger el bien común. Sin embargo, incluso si hacemos una distinción (artificial) entre los costos de bienestar y los costos "económicos", los costos humanos de las prohibiciones de viaje son enormes. Cientos de miles de personas de diversos continentes no pueden regresar a sus países de origen. Los padres son separados de sus hijos, los estudiantes de sus profesores, y lo mismo ocurre con las relaciones de pareja. Algunas personas están atrapadas en lugares donde no hablan el idioma o no conocen la cultura. Cientos de miles de refugiados y migrantes recientes han sido los primeros en ser expulsados del trabajo y están tratando de regresar a los países de origen que habían estado desesperados por abandonar.

Por supuesto, algunas personas han encontrado maneras de evadir los controles. Molestos, algunos arremeten contra los egoístas por poner en peligro a otros por viajes inútiles. Sin duda, los críticos tienen razón en que todos deben estar dispuestos a sacrificar algunas libertades a corto y largo plazo para proteger a los demás. Existe la posibilidad de una segunda ola de esta enfermedad. Incluso, existe la posibilidad de que se convierta en endémica, cambiando permanentemente nuestro mundo.

Afortunadamente, los analistas han comenzado a presentar ideas sobre cómo tomar en serio el Covid-19 y las futuras pandemias, y todavía tener libertad de movimiento.

Una idea popular en los círculos liberales y libertarios es que los gobiernos deben proporcionar información, en lugar de coaccionar, para que las personas puedan tomar decisiones responsables por sí mismas. Si la gente tiene demasiado miedo de viajar y se asusta de los viajeros, esta línea de pensamiento aplica, pues la sociedad y el sector privado actuarán para limitar la movilidad. Esto sucedió en los Estados Unidos cuando las principales aerolíneas suspendieron el servicio con China antes de que el Presidente Trump dijera que tenían que hacerlo. En algunos lugares, los comercios y otras organizaciones privadas comenzaron a revisar la temperatura de las personas, y posiblemente sus datos también. Existe el peligro de que el resultado final de las medidas privadas sea la misma reducción de la libertad, pero este método permitiría, al menos, alguna experimentación.

Otros han argumentado que los políticos y las figuras de los medios de comunicación dejan de usar el "lenguaje de la guerra" para excluir a los refugiados y a los solicitantes de asilo. Señalan ejemplos como el del Primer Ministro húngaro Viktor Orban, que ha declarado: "Estamos luchando una guerra de dos frentes. Un frente se llama migración, y el otro pertenece al coronavirus, hay una conexión lógica entre ambos, ya que ambos se propagan con el movimiento". Orban está aprovechando la crisis para continuar los debates políticos que ya eran intensos antes del Covid. Sin embargo, no fueron los inmigrantes, sino los turistas y los comerciantes, los que llevaron la enfermedad de China a Italia, a las Américas. Excluir a los inmigrantes y refugiados a causa del coronavirus, como también lo ha hecho la administración Trump, es ejercer la crueldad por un escaso o nulo beneficio para la salud. Aunque son temporales, esas medidas tendrán efectos duraderos en las familias que se separen y en las oportunidades laborales o educativas que se pierdan. En el caso de los refugiados, algunos de los cuales se encuentran hacinados en campamentos peligrosamente concurridos, el sacrificio por el bien común implica, más que nunca, soluciones cooperativas, en lugar de mayores restricciones.

Una tercera idea, muy discutida en el mundo de la tecnología, es que todos acepten un compromiso entre la bio-vigilancia y los viajes. Tal vez los turistas acepten ser testeados, puestos en cuarentena y monitoreados electrónicamente. Tal vez se requiera que todos muestren "pasaportes de inmunidad" para poder participar en actividades económicas o sociales. Los planes de la Argentina de que el sistema de transporte público distinga a los "exentos" de la cuarentena es un paso en esta dirección. La tecnología tiene grandes beneficios, pero requiere sacrificios de la privacidad personal: por lo tanto, debemos ser doblemente cautelosos en cuanto a la vinculación de la información personal con la libertad de movimiento de los individuos. Sería mucho mejor utilizarla para proporcionar información a las personas para que puedan tomar decisiones por sí mismas.

Ninguna de estas ideas es por sí sola una panacea para nuestros problemas, pero la combinación de información confiable de los gobiernos, la solidaridad con los desesperados y el uso inteligente de la tecnología sería sin duda una mejora con respecto a los bloqueos masivos que existen en gran parte del mundo.

Para lograr esto necesitamos la defensa política de la libertad de movimiento de parte de personas que sean creíbles para el resto de la sociedad. La polarización política y el extremismo lo hacen más difícil. Por ejemplo, en el estado norteamericano de Idaho, un hombre que una vez lideró una ocupación armada de una reserva de vida silvestre es la cara política de los llamados en favor de la libertad de reunión. El Presidente Trump ha alentado las manifestaciones contra los cierres, y algunos de esos manifestantes han llevado armas. Los opositores políticos de Trump comprensiblemente señalan estas como cínicas tácticas políticas que ponen en peligro la salud pública. Sin embargo, el hecho de que todo esté politizado no puede ser una razón para descartar verdaderos retrocesos en la libertad de movimiento.

Una posible circunscripción es la gente joven. Aprendimos de la experiencia de Brexit que los jóvenes valoran más la libertad de movimiento internacional que los adultos mayores. Pero en Buenos Aires recientemente, los ‘supra 70’ hicieron un cacerolazo para protestar por una política municipal de confinamiento discriminatoria. Gente de todas las edades y de todas las condiciones sociales puede estar de acuerdo en que, mientras tengamos libertad de pensamiento, anhelaremos la libertad de movimiento.