Derechos Humanos y
Solidaridad Democrática Internacional

Artículos

Corea del Norte bajo la lupa

07-03-2022

Computadoras, USB y teléfonos móviles: cómo acceden a información del exterior los ciudadanos de Corea del Norte

Corea del Norte es uno de los países más cerrados y aislados del mundo: además de los estrictos controles fronterizos, los ciudadanos no están conectados a la red global de Internet y su única vía oficial de información son los medios estatales (periódicos, radio y televisión) que solo dan noticias positivas sobre el propio país y negativas sobre Corea del Sur. Sin embargo, hay vías no oficiales para acceder a información del exterior: esencialmente, el contrabando de contenidos prohibidos por el gobierno norcoreano.
Por Soo-Am Kim, Chae Yeon Kang, Jina Park, Bo Young Yoon

(KINUFormas de obtener información

Las vías por las que las personas en Corea del Norte acceden a información externa se pueden distinguir entre la información proporcionada por el régimen norcoreano y aquella ingresada por contrabando desde el exterior.

El régimen proporciona información a través de periódicos y transmisiones de radio y televisión. Las personas perciben que los diarios transmiten las políticas oficiales en lugar de informar sobre eventos en el mundo u ofrecer información concreta porque los medios incluyen de forma selectiva únicamente noticias positivas sobre Corea del Norte y el bloque comunista y noticias negativas sobre Corea del Sur y el bloque capitalista. El programa más popular es Mansudae Television, que ofrece noticias y eventos en todo el mundo, muestra productos y cultura del exterior y emite películas y documentales extranjeros. Muchos norcoreanos ven Mansudae Television los domingos entre las 7 y las 8 de la noche cuando informan sobre asuntos internacionales. El programa, que incluye informes sobre noticias de otros países, material educativo con foco en ciencia y tecnología, viajes alrededor del mundo y películas, es popular entre los norcoreanos porque es entretenido, no solo formativo. En otras palabras, las personas acceden a información externa interesante a través de los programas estatales de televisión y radio.

Los medios estatales norcoreanos incluyen de forma selectiva únicamente noticias positivas sobre Corea del Norte y noticias negativas sobre Corea del Sur.

En segundo lugar, la gente de Corea del Norte puede usar bibliotecas y otros espacios culturales para obtener información del exterior a través de libros y textos electrónicos. Los ciudadanos norcoreanos también recopilan información tomando prestado o comprando material mediante el soborno cuando el acceso a información a través de estos espacios públicos es limitada.

En tercer lugar, los norcoreanos tienen acceso a información del exterior a través de aplicaciones en los teléfonos móviles que permiten a los usuarios aprender canciones nacionales y extranjeras y jugar videojuegos que son populares en todo el mundo. El régimen de Corea del Norte proporciona selectivamente información externa que contribuye al ocio y la educación de las personas y, de ese modo, los ciudadanos norcoreanos comparten con el mundo exterior algunos aspectos de la cultura popular contemporánea, tanto intelectual como emocionalmente, aunque de manera limitada. Pero dado que existen aplicaciones pagas que ofrecen más información del exterior que las aplicaciones gratuitas, puede surgir una brecha en el acceso a la información en función de la situación económica de los dueños de teléfonos móviles.

Por otro lado, existen vías no oficiales a través de las cuales se importa información en Corea del Norte. Primero, la “cooperación con el control estatal”, es decir, entre los funcionarios norcoreanos que regulan la información externa y las personas que realizan actividades económicas dentro y a través de los agujeros que dejan las restricciones impuestas por el Estado. La guardia fronteriza de Corea del Norte tiene la autoridad para supervisar pero también, al mismo tiempo, pasar por alto el contrabando a través de la frontera entre Corea del Norte y China. Es común que los contrabandistas norcoreanos les ofrezcan incentivos ya que sus intereses se superponen. La información externa es un bien que también se contrabandea. Los más destacables son las computadoras usadas importadas a granel desde China y la información, incluidos videos y archivos de música que el dueño anterior de esas computadoras vio y escuchó. Estas computadoras tienen muchos archivos de música, documentos y videos de China y Corea del Sur, y a través de un arreglo con los guardias fronterizos, esa información externa se distribuye entre conocidos cercanos.

Existen vías no oficiales a través de las cuales se importa información en Corea del Norte, esencialmente, la cooperación entre guardias fronterizos y contrabandistas.

En segundo lugar, la información externa se recopila a través de "relaciones estrechas". En Corea del Norte, las personas piden prestada o prestan información del exterior a conocidos cercanos para leer o ver en la relativa seguridad de sus hogares en lugar de comprarla en el mercado. Los dispositivos portátiles de almacenamiento que contienen información del exterior se han convertido en un símbolo que reafirma la cercanía de una relación y el sentido de unión, y han ampliado definitiva y sustancialmente la medida en que las personas en Corea del Norte obtienen información.

En tercer lugar, la información se consigue indirectamente a través de programas de cultura ciudadana. Cuando las unidades de inspección encuentran personas en posesión de información del exterior, especialmente de Corea del Sur, sus delitos se anuncian públicamente y luego son sentenciados. En otras palabras, los delincuentes deben comparecer en reuniones donde se reúne a personas para dar a conocer qué tipo de información tenían y cuál es su castigo. Pero los ciudadanos que asisten a estas reuniones se enfocan en “qué videos” se vieron y están más interesados en “cuáles son sus contenidos” y, en consecuencia, tratan de averiguar “quién podría estar en posesión” del video para verlo por sí mismos en lugar de prestar atención a las violaciones cometidas. Como resultado, estas reuniones tienen el efecto de publicitar indirectamente la información del exterior.

Almacenamiento de información

En primer lugar, la información se almacena en computadoras. Aunque no están conectadas con el mundo exterior, los norcoreanos que poseen computadoras las usan para acceder a información, así como para mirar videos, escuchar música, usar juegos y documentos. Dado que los ciudadanos no pueden ocultar inmediatamente los contenidos que son el blanco principal de las inspecciones oficiales, los norcoreanos almacenan selectivamente en su computadora una parte de la información del exterior y de los contenidos personales que se consideran seguros para una inspección y almacenan información prohibida en dispositivos portátiles.

En segundo lugar, algunos norcoreanos acceden a información externa almacenando información en sus teléfonos móviles. Pero debido a que son extremadamente caros para el nivel de ingresos en Corea del Norte, los móviles también son un objetivo principal de inspección. Los norcoreanos consideran que es arriesgado almacenar información externa allí, ya que dejan un registro del historial de llamadas telefónicas, mensajes de texto y archivos guardados.

Los ciudadanos norcoreanos almacenan información del exterior en computadoras y teléfonos móviles pero sobre todo en dispositivos portátiles.

En tercer lugar, se recurre al almacenamiento de información del exterior en dispositivos de almacenamiento portátiles y el cifrado de materiales. Los dispositivos portátiles se han vuelto mucho más pequeños en tamaño, pueden almacenar muchos más datos y requieren de mucha menos electricidad. También se pueden conectar a una amplia gama de dispositivos, como teléfonos móviles, televisores y NoteTels, además de computadoras.

Además, los ciudadanos norcoreanos promedio tienen habilidades de encriptación para ocultar información.

Cómo se comparte información

Una característica básica de cómo se comparte información del exterior y contenido como películas, música y animación es que esto difiere según la clase social y la edad de los ciudadanos. Los miembros de las clases sociales más altas son más pasivos pero más capaces de participar en el intercambio de información. Los niños cuyos padres son funcionarios del Partido o de otros órganos administrativos de Corea del Norte se ven obligados a ser extremadamente cautos al compartir videos y otros materiales de Corea del Sur. Por el contrario, los hijos de funcionarios militares o de la justicia penal o fiscal a menudo participan más activamente en el intercambio de información o crean grupos para hacerlo. Esto demuestra que existe un orden jerárquico en cuanto a cómo los jóvenes y adolescentes piensan acerca de la seguridad o responden a la censura y las inspecciones.

Una característica generacional es la diferencia entre quienes nacieron antes y después de la década de 2000. Los adolescentes y jóvenes nacidos en la década de 2000 tienden a ser más audaces al compartir información. Según testimonios de desertores de Corea del Norte, desde 2017 ha habido un rápido aumento de los adolescentes y jóvenes de alrededor de 20 años, estudiantes de secundaria y preparatoria y universitarios que comparten colectivamente varios aspectos culturales a través de la música y las películas de Corea del Sur.

Los adolescentes y jóvenes nacidos en la década de 2000 tienden a ser más audaces al compartir información proveniente del exterior.

Las herramientas que han permitido el movimiento, la difusión y la reproducción de contenidos provenientes del exterior entre los norcoreanos han sido los USB, los discos rígidos externos, las tarjetas SIM y los chips USIM. El dispositivo de almacenamiento más popular entre los jóvenes son los USIM debido a su nivel relativamente alto de seguridad. Muchos norcoreanos los utilizan porque son más fáciles de manejar ante inspecciones en comparación con otros dispositivos de almacenamiento. En primer lugar, permiten a los usuarios disfrutar de contenidos en cualquier lugar porque se pueden conectar a teléfonos móviles. En segundo lugar, mientras que los NoteTels y las computadoras están bajo la vigilancia constante de las autoridades, los chips USIM tienen la ventaja de poder ocultarse con mayor facilidad. Tercero, permiten afrontar con más facilidad las inspecciones callejeras inesperadas aunque son necesarias encriptaciones dobles y triples para prepararse para esas revisiones. En comparación con los chips USIM, los USB son mucho más fáciles de copiar y compartir y, por lo tanto, se venden en el mercado. Los chips USIM, por otro lado, generalmente se prestan o se compran porque no se pueden copiar.

Para prepararse para las inspecciones y los controles ejercidos mediante el castigo colectivo, un principio generalmente aceptado es que está prohibido compartir información con otros, a menos que sea con conocidos estrechos. Aunque solo se comparte información con conocidos dentro de pequeños grupos, existe una innumerable cantidad de grupos y, por lo tanto, se puede afirmar que la información compartida en secreto entre dos personas eventualmente conduce al intercambio de información con cientos y miles de otros ciudadanos norcoreanos.

Traducción: Agustín Menéndez
Edición: Florencia Grieco

Las opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no representan necesariamente la opinión de CADAL.

 

Soo-Am Kim, Chae Yeon Kang, Jina Park, Bo Young Yoon
 
 
 

Más sobre Corea del Norte
 
 
 
Ultimos videos