Derechos Humanos y
Solidaridad Democrática Internacional

Artículos

Corea del Norte bajo la lupa

27-09-2022

Marketing del patriotismo: ¿qué significan los símbolos nacionales de Corea del Norte?

(KINU) Desde que asumió el poder en diciembre de 2011, Kim Jong Un buscó primero consolidar su poder internamente, y luego proyectar una imagen más moderna y a la vez más amanazante del país. Para ello, redefinió el uso de algunos símbolos nacionales y adoptó una estrategia de propaganda para reforzar la identidad estatal ligeramente diferente de la que usaron su padre y su abuelo: no solo busca preservar la práctica del patriotismo en la vida cotidiana y mantener el férreo control social, sino mostrarse ante la audiencia extranjera como un país cultural rico, políticamente estable y con legitimidad internacional.
Por Ji Sun Yee
 

(KINU) En general, los símbolos patrios son un sistema de imágenes reconocidas oficialmente por la comunidad internacional y que representan la identidad de un Estado. Los símbolos nacionales encarnan la tradición, la cultura, la historia y las ideas de un país para elevar el orgullo nacional y promover la unidad social y moral. En otras palabras, son un conjunto de valores que unifican a las personas y los emblemas diplomáticos que representan a un Estado.

Los esfuerzos de propaganda para promover la imagen de un Estado y elevar el espíritu de su gente a través de imágenes nacionales se usan comúnmente en todo el mundo. Países como Estados Unidos, que adopta el águila calva como emblema nacional, la bandera y el logotipo de las agencias gubernamentales, incorporan sus símbolos patrios en su marca nacional. Lo mismo ocurre con Corea del Sur, que durante mucho tiempo ha buscado formas de utilizar sus símbolos nacionales, como el Mugunghwa (la rosa de Siria) y el Taegeukgi (la bandera nacional de Corea del Sur) en souvenirs oficiales para difundir información positiva sobre el país a nivel mundial y aumentar su atractivo.

Uno de los primeros proyectos que emprendió Corea del Norte inmediatamente después de su fundación fue organizar sus símbolos nacionales. Del mismo modo, cuando el régimen de Kim Jong Un comenzó a estabilizarse, Corea del Norte comenzó a reeducar a la sociedad a través de los medios y a reforzar sus símbolos nacionales. Además, Corea del Norte agregó símbolos nacionales y publicitó ampliamente los tipos y el significado de estos nuevos símbolos. Se difundieron como materiales educativos en las escuelas y se convirtieron en temas de arte. El método de Corea del Norte al utilizar sus símbolos nacionales es similar a los esfuerzos de propaganda convencionales comúnmente utilizados por los países de todo el mundo y puede verse como la estrategia nacional del país.

Revivir su historia victoriosa, la superación de las dificultades y la presentación como una nación con una larga historia cultural y un carácter nacional moderno puede verse como una forma en que Corea del Norte promueve su imagen y estatus como un Estado socialista normal y responde a los desafíos internos y externos que enfrenta el régimen de Kim Jong Un. Esto se debe a que los símbolos nacionales reorganizados y creados por el régimen de Corea del Norte ensalzan la narrativa de vencer los obstáculos y las crisis. Esto simboliza los esfuerzos de Corea del Norte para superar el régimen de sanciones internacionales y el aislamiento global, los dos mayores obstáculos que enfrenta el país. La estrategia de Corea del Norte parece ser continuar con los esfuerzos de propaganda del pasado, pero también cambiarlos para incorporar mejor otras perspectivas que el régimen busca perseguir.

Por ejemplo, la imagen del pueblo de Corea del Norte como el "pueblo de Kim Il Sung" y el canto del himno nacional frente a la bandera estatal ha cambiado. Lo que alguna vez fue el pueblo de Kim Il Sung ahora se ha transformado en el pueblo de Corea del Norte. Al mismo tiempo, el pseudo mito que idolatra al querido líder se deja de lado temporalmente y la atención pasa a estar en la ceremonia oficial del Estado. Tales ejemplos de símbolos nacionales están operando en todo el país en varios niveles. Las imágenes asociadas con los símbolos nacionales demuestran la intención del régimen de cambiar gradualmente estos aspectos en una dirección diferente. Los símbolos nacionales utilizados por el régimen de Kim Jong Un son instrumentos simbólicos que unen a la gente internamente mientras buscan promover una imagen positiva de Corea del Norte en el exterior.

El contexto en el que se utilizan los símbolos nacionales puede analizarse a través de su significado político, económico y sociocultural para determinar la estrategia del régimen de Kim Jong Un. Por eso, exploramos aquí cómo los símbolos nacionales se han integrado en la vida cotidiana mediante el examen de diferentes aspectos, como las leyes, la Constitución, los medios de comunicación, las revistas de arte, las exhibiciones masivas de gimnasia y las representaciones artísticas, las películas, la gráfica y los afiches de propaganda. En particular, los sitios web destinados a audiencias extranjeras y los nuevos medios creados estratégicamente para el consumo en el extranjero son fuentes clave de información que ilustran cómo Corea del Norte se está promocionando a sí misma a través de sus símbolos nacionales.

Durante la era de Kim Jong Un, los símbolos nacionales se usan para unir a la gente a nivel nacional y mejorar su imagen global para eventualmente revitalizar la economía. Los símbolos nacionales son mecanismos que conectan internamente a los miembros de un Estado y representan la identidad de un Estado externamente. La decisión de Corea del Norte de designar por separado símbolos nacionales para diferenciarlos de otros símbolos consuetudinarios que encarnan la cultura de la nación es un reflejo de su política para fortalecer la identidad y el estatus como Estado.

La naturaleza de los esfuerzos de Corea del Norte para recontextualizar los símbolos nacionales se puede resumir de la siguiente manera:

En primer lugar, los símbolos nacionales como el nombre oficial del Estado, el emblema nacional, la bandera nacional, el himno nacional y la flor nacional que son reconocidos internacionalmente están destinados a impulsar el sentido de pertenencia entre la gente. Mientras anuncian internamente la superioridad de una nación socialista, pretenden que el Estado sea reconocido y respetado externamente. El símbolo patrio que puede resultar problemático es el escudo nacional. El emblema del Presidente de la Comisión de Asuntos Estatales, que se ha apropiado del escudo nacional, revela la intención de consolidar el poder equiparando al Estado con la autoridad política de Kim Jong Un.

Aunque hay varios países que designan animales o plantas como símbolos nacionales, no muchos clasifican las aves, los perros y los árboles oficiales. El azor, el perro Phungsan y el pino no solo son tradiciones culturales históricas, sino que también son símbolos de la nación, monumentos naturales y un símbolo de la revolución. Elevar a estas criaturas a nivel de símbolo tiene la intención de enfatizar internamente el espíritu y el carácter de la nación para superar la crisis actual. El proceso de designación de símbolos nacionales significa la guía del líder supremo, y el contexto puede entenderse como un vínculo entre la autoridad política y el estatus de Kim Jong Un con la familia revolucionaria. Externamente, es un intento de cultivar la imagen estatal de Corea del Norte como un país con buenos ciudadanos, abundantes herencias naturales y una rica tradición e historia cultural.

Otros símbolos nacionales de Corea del Norte son su licor y su idioma oficial. El significado nacional de su licor nacional, el soju de Pyongyang, es el amor del líder supremo por el pueblo e ilustra la estrategia de crear una marca representativa a nivel mundial y comercializarla definiéndola como un símbolo nacional. El idioma oficial de Corea del Norte simboliza el orgullo de la nación por su cultura e identidad estatal, y su uso adecuado es una forma de ejercer el patriotismo. A nivel internacional, el idioma oficial demuestra el estatus cultural de un Estado que posee su idioma único.

Por último, aunque no son símbolos nacionales, es necesario considerar la ciudad capital de Pyongyang y algunas costumbres en un nivel similar. Externamente, Pyongyang ha sido publicitada por Corea del Norte como una ciudad en la que coexisten la naturaleza y los patrimonios culturales, la tradición y la modernidad, y la cultura socialista y globalista. El propósito de calificar a Pyongyang como un símbolo nacional es mejorar la imagen existente de Corea del Norte como un país cerrado y subdesarrollado. El sentido de moralidad y cumplimiento de la ley son costumbres problemáticas ya que funcionan como una herramienta de control cultural que opera regulando la vida cotidiana de las personas y su comportamiento a través de la ética y el derecho para evitar la infiltración de la cultura capitalista e imperialista.

La recontextualización de los símbolos nacionales contribuye al cambio en la imagen estatal de Corea del Norte como un país sólido y legítimo. En particular, los símbolos nacionales presentados a través de los medios de comunicación dirigidos a audiencias extranjeras muestran a Corea del Norte como un país que funciona bien y tiene un rico trasfondo cultural, tradicional e histórico. A nivel nacional, es una forma de propaganda que eleva el sentido de orgullo cultural, político e histórico al mismo tiempo que revitaliza el patriotismo.

En resumen, la estrategia de Corea del Norte con sus símbolos nacionales se puede resumir como un marketing de patriotismo. Está políticamente relacionado con la mejora de su imagen de Estado global y económicamente necesaria para revitalizar la economía. Desde una perspectiva sociocultural, puede verse como una serie de medidas para preservar y reforzar la identidad estatal y la cultura de Corea del Norte mediante la práctica del patriotismo en la vida cotidiana.

Traducción: Agustín Menéndez
Edición: Florencia Grieco

Las opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no representan necesariamente la opinión de CADAL.

Ji Sun Yee
Investigadora del Korea Institute for National Unification (KINU).
 
 
 

Más sobre Corea del Norte
 
 
 
Ultimos videos