Derechos Humanos y
Solidaridad Democrática Internacional

Comunicados

Observatorio de Relaciones Internacionales y Derechos Humanos

20-12-2021

Carta conjunta a la Asamblea Nacional de Corea del Sur

CADAL acompañó con su firma, junto a numerosas organizaciones defensoras de los Derechos Humanos, la Carta conjunta a la Asamblea Nacional de Corea del Sur, impulsada por Human Rights Watch, pidiendo la aprobación inmediata de una ley integral contra la discriminación.

CADAL ha acompañado con su firma la siguiente carta conjunta, impulsada por Human Rights Watch, con el objetivo de solicitar a la Asamblea Nacional de Corea del Sur la aprobación inmediata de una ley integral contra la discriminación. Es necesario que se construyan mecanismos de defensa de las minorías y se monitoree el efectivo cumplimiento de los derechos que actualmente se ven vulnerados en el país.

Carta Conjunta a la Asamblea Nacional de Corea del Sur Solicitando la Aprobación Inmediata de una Ley Anti-Discriminatoria Integral

Estimados miembros del Comité de Legislación y Poder Judicial y otros miembros de la Asamblea Nacional de la República de Corea:

En nombre de las 30 organizaciones signatarias de esta carta, le escribimos para instarlos a que aprueben de inmediato una ley integral contra la discriminación en la República de Corea (Corea del Sur), que abordaría de manera significativa la discriminación generalizada contra los grupos marginados en el país.

Durante los últimos 15 años, los mecanismos de las Naciones Unidas han expresado repetidamente su preocupación por la discriminación en Corea del Sur. El Comité de Derechos Humanos de la ONU, el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, el Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial, el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer y el Comité de los Derechos del Niño han instado específicamente al gobierno a adoptar medidas legislativas antidiscriminatorias integrales. Los Estados también han instado a Corea del Sur a adoptar una legislación integral contra la discriminación a lo largo de los tres ciclos de su Examen Periódico Universal, que Corea del Sur aceptó varias veces en 2008, 2013 y 2018.

Si bien existen protecciones parciales para algunos grupos marginados, un proyecto de ley integral los haría más cohesivos y efectivos, y también cubriría a otros grupos. Las propuestas recientes prohibirían la discriminación basada en "género, discapacidad, historial médico, edad, origen, etnia, raza, color de piel, condición física, estado civil, orientación sexual e identidad de género". Se necesitan con urgencia protecciones explícitas, ya que los marcos existentes no previenen la discriminación ni brindan reparación.

Corea del Sur está rezagada a nivel mundial en la protección de los derechos de las mujeres y las niñas. Los valores patriarcales tradicionales permanecen profundamente arraigados en la sociedad y ayudan a impulsar una profunda inequidad de género. En la clasificación de la brecha de género global del Foro Económico Mundial de 2021, Corea del Sur ocupó el puesto 102 de 156 países, con una brecha de género especialmente grande en la participación y las oportunidades económicas, donde ocupó el puesto 123. El país ocupó el puesto 134, entre los peores del mundo, en el porcentaje de legisladores, altos funcionarios y gerentes que son mujeres, con un 16 por ciento de estos roles ocupados por mujeres. Menos del 3 por ciento de los miembros de la junta de las 200 principales empresas que cotizan en bolsa de Corea del Sur y menos del 4 por ciento de los altos ejecutivos son mujeres. Las mujeres surcoreanas hacen más de cuatro veces más trabajo no remunerado que los hombres y enfrentan una brecha salarial de género del 33 por ciento. Lamentablemente, la violencia de género está muy extendida, así como los delitos sexuales digitales. En 2019, la Línea Directa de Mujeres de Corea estimó que una mujer era asesinada cada 1,8 días. En una encuesta de 2017 a 2.000 hombres surcoreanos realizada por el Instituto Coreano de Criminología, casi el 80 por ciento de los encuestados informaron que habían cometido actos de violencia contra una pareja íntima.

La discriminación contra las personas mayores en Corea del Sur es generalizada. La investigación de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) encontró que más del 40 por ciento de las personas mayores en Corea del Sur viven en pobreza relativa, la tasa más alta entre los países de la OCDE. En una encuesta de 2018 de 1000 personas mayores realizada por la Comisión Nacional de Derechos Humanos de Corea, el 59 por ciento de los encuestados dijo que tenía dificultades para encontrar trabajo debido a las restricciones de edad, mientras que el 44 por ciento dijo que había experimentado discriminación por edad en sus lugares de trabajo. Un informe de 2020 de la Agencia de Protección de Ancianos de Corea del Ministerio de Salud y Bienestar dijo que los casos de abuso contra personas mayores aumentaron de 2.674 en 2009 a 6.259 en 2020.

La discriminación contra las personas con discapacidad está muy extendida. Los niños con discapacidades, por ejemplo, pueden enfrentar grandes dificultades para obtener una educación.

La discriminación por motivos de raza, origen y etnia también ha sido una preocupación generalizada en Corea del Sur. Una encuesta de 2020 de la Comisión Nacional de Derechos Humanos de Corea encontró que casi el 70 por ciento de los residentes extranjeros habían experimentado discriminación racial, con casi el 40 por ciento enfrentando discriminación en el lugar de trabajo y casi el 30 por ciento siendo rechazados en los empleos. Los norcoreanos que viven en Corea del Sur también enfrentan discriminación en el acceso a la educación, el alojamiento y las oportunidades de empleo.

La discriminación basada en el origen también es evidente en la propia ley de educación. Todos los niños ciudadanos coreanos tienen derecho a nueve años de educación obligatoria, que consisten en seis años de educación primaria y tres de educación secundaria. Aunque los niños migrantes pueden tener derecho a asistir a la escuela, no se benefician de la educación obligatoria. Sin embargo, en virtud de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño, todos los niños, independientemente de su origen nacional, tienen derecho a la educación primaria gratuita y obligatoria, y acceso a toda otra educación, incluida la educación adicional obligatoria, sobre una base no discriminatoria.

Corea del Sur no ha adoptado protecciones contra la discriminación basada en la orientación sexual y la identidad de género, lo que deja a las personas homosexuales, lesbianas, bisexuales y transgénero (LGBT) en un riesgo particular. Las personas LGBT son muy vulnerables a ser despedidas, desalojadas o sometidas a otras formas de acoso. Los niños LGBT sufren un severo aislamiento y maltrato en las escuelas. En los últimos años, los desfiles y festivales LGBT han sido objeto de intimidación y violencia, y el sentimiento anti-LGBT aumentó el año pasado a raíz de un brote de Covid-19.

Los legisladores de Corea del Sur han introducido una legislación integral contra la discriminación 11 veces desde 2007, pero estos proyectos de ley no han sido una prioridad para los legisladores a pesar del amplio apoyo de la mayoría de los surcoreanos. En 2020, el 89 por ciento de los encuestados por la Comisión Nacional de Derechos Humanos de Corea apoyó la promulgación de una ley contra la discriminación. En 2021, 100.000 ciudadanos solicitaron a la Asamblea Nacional la promulgación de una ley antidiscriminación, y la Comisión de Legislación y Poder Judicial estaba obligada a revisar esa petición antes del 10 de noviembre de 2021. Sin embargo, el 10 de noviembre la Comisión de Legislación y del Poder Judicial anunció la prórroga del período de revisión hasta el final de la sesión parlamentaria el 29 de mayo de 2024.

El 25 de noviembre, el presidente Moon Jae-in pidió a Corea del Sur que alineara sus estándares con el derecho internacional y protegiera los derechos humanos de todos los grupos marginados. Sabemos que la sesión legislativa ordinaria de la Asamblea Nacional finalizó el 10 de diciembre, pero la Asamblea Nacional celebrará una sesión extraordinaria del 13 de diciembre de 2021 al 10 de enero de 2022. Tiene una oportunidad crucial para apoyar el llamado del presidente Moon, y responder a las recomendaciones de Corea del Sur y de la comunidad internacional para aprobar una ley que proteja preventivamente a todas las minorías marginadas de la discriminación, así como crear sistemas para protegerlas si son víctimas.

Le instamos encarecidamente a que apruebe una legislación integral contra la discriminación en esta sesión legislativa para apoyar estas protecciones tan esperadas para salvaguardar los derechos de todos los surcoreanos y poner a Corea del Sur en línea con sus obligaciones de derechos humanos.

Sinceramente,

Advocacy for Principled Action in Government

African Observatory for Public Freedoms and Fundamental Rights

Amnesty International Korea

CADAL

CIVICUS

Equinox Initiative for Racial Justice

European Network Against Racism

FIDH - International Federation for Human Rights.

Forum Asia

Hall & Prior Health and Aged Care Group

Han Voice

HelpAge International

Human Rights Watch

Human Rights Without Frontiers

ILGA Asia

Imagine Africa Institute

International Coalition to Stop Crimes against Humanity in North Korea

International Federation on Ageing

International Longevity Centre Canada

International Movement Against All Forms of Discrimination and Racism

International Network for the Prevention of Elder Abuse

Minority Rights Group International

Network for North Korean Democracy and Human Rights

Open North Korea

Organization for Identity and Cultural Development

Oyu Tolgoi Watch

Rivers without Boundaries Coalition

Southern African Centre for the Constructive Resolution of Disputes

Transitional Justice Working Group

Unification Academy

 
 
 

Más sobre Corea del Norte
 
Comunicados
 
Más sobre el proyecto Observatorio de Relaciones Internacionales y Derechos Humanos
 
Ultimos videos