Mapa del sitio  Seguinos en Facebook  Seguinos en Twitter  Seguinos en Instagram  Seguinos en Youtube  English version
Publicaciones / Documentos
Publicaciones > Documentos
Año III Número 25 - 9 de febrero de 2005
La calidad del consenso después del fracaso de las reformas. Una Perspectiva Comparada
Por Pedro Isern Munné
Abrir archivo en PDF
Guardar archivo
Enviar por mail
Versión para imprmir
Listado de Documentos
 

El punto central de este documento es simple y claro: después del fracaso de las reformas de los noventa, en cada una de sus expresiones nacionales, la estabilidad del proceso “post-fracaso” dependerá principalmente de la predisposición de nuevos y viejos actores de tender un puente hacia el otro y de la predisposición que perciban en ese otro para buscar consensos básicos. Es decir, las derechas tendrán que dejar gobernar a las nuevas izquierdas (Tabaré Vázquez, Lula y Kirchner) para contribuir a la moderación socialdemócrata de éstas, mientras que las izquierdas tienen ahora la alternativa de interpretar los errores de las derechas con el objetivo de aprender de ellas y no con el objetivo de polarizar al electorado. Chile y Venezuela muestran que la estabilidad del proceso “postfracaso de las reformas” sucede cuando los actores relevantes del sistema político son capaces de generar los incentivos institucionales para que el progresismo se transforme en una expresión socialdemócrata moderna y el conservadurismo se transforme en una expresión política democrática y tolerante. Cuando eso no sucede, el “progresismo” se llama Chávez y deviene tan pre-moderno, antidemocrático e intolerante como su contraparte.

Pedro Isern Munné es Presidente del Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL). Es Master en Filosofía Política (London School of Economics and Political Science), Master en Economía y Ciencia Política (Escuela Superior de Economía y Administración de Empresas) y Licenciado en Ciencia Política (Universidad de San Andrés). Colaboró en la redacción del libro “Mitos del milenio. El fin del trabajo y los nuevos profetas de apocalipsis” (Marzo 2004, CADAL/TIMBRO).